Una dinámica compleja

El dólar alcanzó un nuevo récord, al cerrar a $62,18 y $60,40, en promedio, para la venta al público y mayorista, respectivamente. Fuente: Archivo – Crédito: Getty Images 14 de agosto de 2019  • 18:20 El dólar y la tasa de riesgo país aceleraron su tendencia alcista luego de la batería de medidas que, antes…

Una dinámica compleja

El dólar alcanzó un nuevo récord, al cerrar a $62,18 y $60,40, en promedio, para la venta al público y mayorista, respectivamente. Fuente: Archivo – Crédito: Getty Images
14 de agosto de 2019  • 18:20

El dólar y la tasa de riesgo país aceleraron su tendencia alcista luego de la batería de medidas que, antes de la apertura de los mercados, realizó el presidente Macri, dejando a la vista que los anuncios no sirvieron para calmar a los mercados. Esto sucedió cuando todavía el Presidente y Alberto Fernández no habían dado una señal de distensión al juntarse a dialogar.

Esa percepción encuentra más sustento cuando se observa que la cotización del dólar, que venía de trepar más de 23% en apenas dos ruedas, se disparó más de otro 8%, lo que hizo que el precio del billete alcance un nuevo récord al cerrar a $62,18 y $60,40 en promedio para la venta al público y mayorista, respectivamente.

Esto sucedió pese a que el Banco Central (BCRA) intensificó sus intervenciones sobre el mercado: volcó US$248 millones de las reservas, casi el total que tiene formalmente permitido por el FMI usar para intervenir en una jornada, a lo que hay que sumar los US$60 millones que vende usualmente por cuenta y orden del Tesoro Nacional.

Pero, además, porque este aumento en el precio del billete se registró en una jornada en la que el volumen de negocios al contado con el dólar creció hasta los 753,4 millones, es decir, 22% más que lo operado anteayer y 37% por encima de lo transado el lunes, cuando el mercado se sorprendió con el resultado de las PASO. Eso deja a la vista un aumento en la demanda, más allá del encarecimiento de $15,65 que tuvo el precio del billete, y que se registra pese a que el Estado en su conjunto aportó el 41% de las divisas operadas en el día.

“Eso indica que a la demanda de fondos se comenzó a sumar la de algunos ahorristas que buscan preservar el valor de sus inversores”, indicó un experimentado operador.

“Quiere decir que el mercado buscó la manera de hacerse de pesos para poder comprar dólares. Y eso, en el actual esquema, sólo es posible con un desarme de inversiones en moneda nacional”, admitió a
LA NACION un banquero nacional.

En paralelo, la oleada de ventas que afecta a los bonos de la deuda hace llegar hasta los 1958 puntos la tasa de riesgo país, tras su tercera suba consecutiva. Y los precios de las acciones argentinas, que se habían derrumbado hasta 55% el lunes y rebotado algo ayer, vuelven a caer hasta 12,4% en Wall Street.

Queda a la vista así que el mercado toma nuevamente una dinámica compleja y que se impone una señal política que aporte algo de calma. Habrá que esperar hasta la apertura de mañana para ver el efecto que pueda tener el diálogo que esta tarde tuvieron el presidente Macri y Alberto Fernández.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *