Preocupado por el nivel de actividad, el BCRA baja las tasas de interés

Fuente: Archivo – Crédito: Hernán Zenteno Mientras interviene para contener al dólar, las Leliq cayeron al 71,91% La sábana corta se hace sentir cada vez más en la política monetaria del Banco Central: mientras ayer convalidó una nueva baja en la tasa de Leliq, al mismo tiempo volvió a intervenir en el mercado de cambios…

Preocupado por el nivel de actividad, el BCRA baja las tasas de interés

Fuente: Archivo – Crédito: Hernán Zenteno

Mientras interviene para contener al dólar, las Leliq cayeron al 71,91%

La sábana corta se hace sentir cada vez más en la política monetaria del Banco Central: mientras ayer convalidó una nueva baja en la tasa de Leliq, al mismo tiempo volvió a intervenir en el mercado de cambios para evitar una mayor suba del dólar. Según los analistas, la entidad que conduce Guido Sandleris recurre a una mayor flexibilización monetaria para intentar aliviar un poco el alto costo financiero que impacta en la actividad. Pero esta estrategia tiene riesgos -dicen-, que podrían derivar en una mayor brecha entre el precio del dólar oficial y los paralelos.

La divisa cerró ayer a $ 60,24 en promedio para la venta al público, cinco centavos arriba del cierre anterior, y a $57,85 en el mercado mayorista, con una caída de un centavo, producto de la venta de dólares del Gobierno. La tasa de Leliq, en tanto, retrocedió de 72,97% a 71,92% y acumula un declive de 14,07 puntos en las últimas 18 ruedas. “Se está viendo que el Central empuja la tasa a la baja entendiendo que el control de cambios le da más margen por ese lado, pero esto no es gratis y lo está pagando con intervenciones y con brechas que se van incrementando”, analizó Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, que dice que la mayor inyección de liquidez es para atenuar la caída de la actividad.

Con esta mirada coincide Gabriel Zelpo, economista de la consultora Seido: “Esta baja de tasas hay que relacionarla con la incobrabilidad, que está altísima. Hay quiebras significativas en el sistema. Si esto se incrementa, termina afectando a los bancos, que no podrán cobrar los préstamos, y por lo tanto el Banco Central deberá salir al rescate con mayor emisión, lo que podría derivar en una hiperinflación. No se podía seguir insistiendo con tasas de interés en los cielos. Es muy duro para el sistema financiero”.

Nicolás Burzaco, economista de Cohen, señaló también el costo altísimo que tienen para las empresas el descuento de cheques y el giro en descubierto. “Si se sostienen mucho tiempo estas tasas altas, se destruye el financiamiento, del que dependen casi todas las pymes. Por eso el Gobierno está constantemente sacando líneas de tasas productivas”, comentó.

La baja de tasas podría desincentivar a las empresas a seguir invirtiendo en instrumentos en pesos, lo que derivaría en otras inversiones que terminan ampliando la brecha de precios entre el oficial y el dólar bolsa o contado con liquidación.

“Todas estas regulaciones conspiran contra la oferta de dólares privados. Hay un montón de individuos que tienen dólares en sus cuentas comitentes y no los pueden sacar libremente. Hay un conjunto de regulaciones que pueden originar un golpe sobre la valuación de dólar después del 27 de octubre”, dijo Diego Martínez Burzaco.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *