Nuevos códigos. Sustentabilidad, cultura e innovación: las guías

Galli (Newsan), José Del Rio (LA NACION); Mociulsky (Trendsity) y López (Ford) Crédito: Fabián Malavolta La tecnología no solo cambia la forma en la que una compañía encara su proceso productivo. Para seguir vigentes, las empresas se pueden encontrar con desafíos que las obligan a reaccionar rápidamente con una nueva unidad de negocio o, directamente,…

Nuevos códigos. Sustentabilidad, cultura e innovación: las guías

Galli (Newsan), José Del Rio (LA NACION); Mociulsky (Trendsity) y López (Ford) Crédito: Fabián Malavolta

La tecnología no solo cambia la forma en la que una compañía encara su proceso productivo. Para seguir vigentes, las empresas se pueden encontrar con desafíos que las obligan a reaccionar rápidamente con una nueva unidad de negocio o, directamente, recreando su
core business.

Ese fue el eje del bloque moderado por José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, y el panel integrado por Gabriel López, presidente de Ford Argentina; Luis Galli, presidente y CEO de Newsan, y Mariela Mociulsky, fundadora y CEO de la consultora Trendsity.

Mociulsky habló de los principales cambios que se están dando en las organizaciones y dio su visión de futuro: “Es muy incierto, todos queremos dar respuestas con la mirada de hoy. Hay mucha incertidumbre en relación con el trabajo, la familia y empresas”, definió.

En este contexto, el consumidor juega un papel central y se impone como el protagonista y eje a partir del cual las firmas plantean la toma de decisión. “Cada vez el consumidor tiene más poder y puede generar con emprendimientos y gracias a la inteligencia y financiación colectiva todo lo que no encuentra en la demanda”, dijo Mociulsky, y explicó que en las empresas los límites son más difusos y las amenazas pueden venir de otros jugadores, “pero también las oportunidades de inspiración”.

Otra de las tendencias que mencionó y que cambiaron la forma de hacer negocios es la sustentabilidad. “Si bien las nuevas generaciones son los motores que la impulsan, está cada vez más incluida en la estrategia. Se pide que lo que se dice sea coherente con lo que se hace”, apuntó.

López explicó que Ford trabaja desde hace años a nivel global para encarar procesos de innovación y alinear el negocio con las necesidades de los consumidores. En este punto, aseguró que, a pesar de que el negocio de la automotriz consistía en el diseño, la producción y comercialización de autos a través de venta directa, hoy existen nuevos segmentos de negocios como el del alquiler de vehículos por hora o los enfocados en la movilidad.

En este contexto, la empresa inauguró en 2015 un laboratorio de innovación en Silicon Valley para entender cómo mejorar la movilidad en las ciudades. “Estamos trabajando en una herramienta para ayudar a las ciudades a integrar sus alternativas de transporte”, contó López.

Sobre cómo hace la firma para combinar los cambios en el negocio, la innovación y el día a día en un país como la Argentina, López contó que el negocio del automóvil siempre fue de largo plazo: “El desarrollo de un producto lleva de cinco a seis años y si hablamos de nuevos conceptos podría ser hasta de diez”, definió y contó que dados los procesos, en la organización cuenta con foros de trabajo de largo plazo como de corto.

Las tendencias de movilidad marcadas por la llegada a las calles de las bicisendas y, ahora, los monopatines, también impactaron en Newsan. Galli contó que la empresa incorporó una unidad de negocios de movilidad sustentable con productos como bicicletas tradicionales y eléctricas, con la mira puesta en la incorporación del monopatín.

Sobre la digitalización y la transformación en los procesos de trabajo, Galli explicó el cambio interno que se llevó adelante en la empresa para garantizar la velocidad de los procesos. “Cambiamos a un proceso de robotización para ser más eficientes en la entrega final. Fuimos de un sistema B2B a uno B2C en el que a las 48 horas ya sabemos si al cliente le gusta el color de su bici, su rodeo o sus cambios. Si no acomodás los procesos de logística,
supply chain y venta es difícil”, afirmó, y dijo que a todas las empresas les llega su “Uber” o su “Airbnb”. “Cuando no sos una compañía nativa digital lo importante es hacer el cambio cultural con la gente, para que se sientan dueños de ese proceso de transformación”, concluyó.

La revolución digital obliga a reaccionar rápidamente a pequeños cambios o a mutar por completo el negocio; cuáles son los ejes

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *