Teatro Colón 2020: cómo será la nueva temporada

El Teatro Colón anunció su temporada 2020, que incluirá nueve títulos de ópera (aunque uno de ellos en versión de concierto). El oro del Rin, de Richard Wagner subirá con dirección de Arturo Diemecke, lo que marca el inicio de una nueva Tetralogía, que el Teatro pretende completar en las temporadas sucesivas.La pianista Martha Argerich…

Teatro Colón 2020: cómo será la nueva temporada

El Teatro Colón anunció su temporada 2020, que incluirá nueve títulos de ópera (aunque uno de ellos en versión de concierto). El oro del Rin, de Richard Wagner subirá con dirección de Arturo Diemecke, lo que marca el inicio de una nueva Tetralogía, que el Teatro pretende completar en las temporadas sucesivas.

La pianista Martha Argerich vendrá para más de una actuación, además de las violinistas Midori y Viktoria Mullova, el contratenor francés Philippe Jaroussky y los directores Charles Dutoit y Gustavo Dudamel, quien se presentará al frente de la Mahler Chamber Orquestra. Y a pesar de que su ópera Fidelio no se encuentra entre los títulos, la temporada estará fuertemente marcada por la celebración de los 250 años del nacimiento de Ludwig van Beethoven.

Temporada lírica. Abrirá con Nabucco. La ópera de Giuseppe Verdi subirá el 17 de marzo, con ocho funciones, dirección musical de Renato Palumbo, régie de Stefano Poda y un elenco encabezado por Sebastián Catana (Nabucco), Rbeka Lokar (Abigail) y Abramo Rosalen (Zaccaria).

Martha Argerich subirá al escenario del Colón en varias ocasiones, durante 2020, en algunas de ellas bajo la dirección de su ex esposo Charles Dutoit, y también con la hija de ambos, Anne Dutoit.

El 5 de mayo será el turno de El cónsul, la ópera en tres actos del italiano Gian Carlo Menotti (1911-2007), que subirá en cinco funciones con dirección musical de Justin Brown y régie de Rubén Szuchmacher. Los roles principales estarán a cargo de Leonardo Neiva (John Sorel), Carla Filipcic Holm (Magda Sorel), Adriana Mastrángelo (Secretaria del consulado) y Alejandra Malvino (la Madre).

Los pescadores de perlas, de Georges Bizet subirá el 26 de mayo, con seis funciones, dirección de Srba Dinic, puesta en escena de Michal Znaniecki, y un reparto encabezado por Fabián Veloz (Zurga), Lawrence Brownlee (Nadir) y Hasmik Torosyan (Leïla).

Tosca, de Giacomo Puccini tendrá nueve funciones en la producción de 1992 Roberto Oswald, que repondrá Aníbal Lápiz y llevará dirección musical de Keri-Lynn Wilson. Los repartos (tres) están encabezados por María José Siri, Virginia Tola y Mónica Ferracani (Floria Tosca), Marcelo Puente, Jonathan Tetelman y Gustavo López Manzitti (Cavaradosi), y Erwin Schrott, Hernán Iturralde y Richard Seguel (Scarpia).

Aníbal Lápiz tendrá a su cargo la reposición de la producción de Tosca de 1992, de Roberto Oswald. (Foto: Martín Bonetto)

El 18 de agosto se iniciará una nueva producción de la tetralogía wagneriana en el Colón. El oro del Rin, Prólogo de El Anillo del nibelungo, tendrá cuatro funciones, con dirección musical de Arturo Diemecke y puesta en escena de Arnaud Bernard. Los roles principales estarán a cargo de Greer Grimsley (Wotan), Guadalupe Barrientos (Fricka), Denyce Graves (Erda), Fernando Radó (Fasolt), Lucas Debevec Mayer (Fafner), Andrew Cummings (Donner), Gustavo López Manzitti (Froh) y Carla Filipcic Holm (Freia).

El belcanto estará representado por Lucia di Lammermoor. La obra de Gaetano Donizetti subirá el 29 de septiembre en una coproducción con la Ópera de Tenerife y la Ópera de Oviedo, en un total de ocho funciones. La dirección musical será de Evelino Pidò; la régie, de Nicola Berloffa, y el elenco está encabezado por Alnina Schagimuratova y Jaquelina Livieri (Lucia), Saimir Pirgu (Edgardo) y Andrei Kymach (Enrico).

El título barroco será Xerxes. La ópera de Georg Friedrich Haendel será interpretada por el Ensamble Diderot dirigido por Iñaki Encina, mientras que la puesta en escena estará a cargo de Alejandro Tantanian. El reparto está encabezado por Raffaele Pe (Xerxes), Constanza Díaz Falú (Ataklanta), Verónica Cangemi (Romilda), Paola Gardini (Amastre), Arsamene (Nidia Palacios) y Ariodate (Luigi De Donato).

Natalia Salinas, la ascendente directora argentina, conducirá uno de los estrenos que presentará la Ópera de Cámara.

Una versión de concierto de La vida breve, de Manuel de Falla cerrará la temporada. Subirá el 27 de noviembre con un total de cuatro funciones, dirección musical de Carlos Vieu y un reparto encabezado por Nancy Fabiola Herrerera (Salud), Andeka Gorrotxategui (Paco), Anabella Carnevali (Abuela) y Ricardo Seguel (Sarvaor).

Por su lado, la Ópera de Cámara presentará tres estrenos: El segundo violinista, de Donnacha Dennehy (Irlanda, 1970); La hija de Rappaccini, de Daniel Catán (México, 1949-2011); y Oficina 470, de Tomás Bordalejo (Argentina, 1983). La ópera de Dennehy la dirigirá Ezequiel Fautario, pero aún no está indicado cuándo ni dónde; la del mexicano Catán la dirigirá Natalia Salinas la primera semana de octubre en el CETC, y la de Bordalejo se hará también en el CETC a partir del 10 de diciembre con dirección de Mariano Moruja.

Mirá también

Filarmónica. El abono a 19 conciertos de la Filarmónica se sumará a las celebraciones por los 250 años del nacimiento de Ludwig van Beethoven, presentando las nueve sinfonías sin un orden cronológico; el abono abre el 19 de marzo con la Sinfonía N° 5 de Beethoven junto a la Suite Hary Janos de Zoltán Kodály y la Sinfonía sobre temas de la montaña francesa de d’Indy.

Entre los solistas destacan especialmente la pianista Martha Argerich, que el 12 de noviembre tocará el Concierto N° 3 de Prokoviev bajo la dirección de su ex marido el director suizo Charles Dutoit; la violinista Midori, con los conciertos para violín en la mayor y en mi menor de Bach (10 de septiembre); la mezzo Hanna Ludwig y el tenor Norbert Ernst en La canción de la tierra, de Gustav Mahler (11 de junio); el pianista Boris Giltburg con el Concierto N° 3 de Rachmaninov (8 de mayo); la pianista Ingrid Fliter, que interpretará en Concierto N° 1 de Chopin con el director invitado Edo de Waart (24 de septiembre); y el acordeonista Iñaki Alberdi, que tendrá a su cargo el estreno mundial del Concierto para acordeón del argentino Federico Jusid (13 de agosto).

Habrá otros cuatro estrenos: una obra especialmente comisionada por la Filarmónica al argentino Esteban Benzecry (8 de mayo); Tigres azules de la argentina Silvina Milstein (2 de julio); la Sinfonía N° 7 del alemán Hans Werner Henze; y Fantasía Taruma del brasileño Joao Guilherme Ripper (3 de diciembre). 

La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y el violín de Midori volverán a encontrarse en septiembre de 2020, con la música de Bach como nexo.

El aniversario Beethoven se celebrará además con un ciclo especial de cuatro conciertos en noviembre, que también contará con Martha Argerich y Charles Dutoit, además de la hija de ambos, Annie Dutoit, en carácter de recitante. Los cuatro conciertos serán dirigidos por Dutoit e incluirán, entre otras obras, los Cinco conciertos para piano de Beethoven: el 7 de noviembre Argerich tocará el N° 1; el 13, Arta Arnicane y Dong Hyek Lim harán el segundo y el tercero; el 17, Lars Vogt tendrá a su cargo el N° 4, mientras que Homero Francesh cerrará el 19 con el N° 5, Emperador.

Dentro del marco general beethoveniano habrá además un ciclo titulado Conexión Bach-Beethoven, que contará con la participación de los pianistas Boris Giltburg (10 de mayo) y Bruno Gelber (19 de agosto), el dúo del violonchelista Benedict Kloeckner y el pianista Cristian Budu (23 de agosto), la violinista Midori (13 de septiembre), el dúo de la violinista Anna Reszniak y el pianista Lars Vogt (15 de noviembre) y el pianista Hoero Fransesch (29 de noviembre, con las Variaciones Goldberg, de Bach). A lo largo del año se ofrecerá la integral de Cuartetos para cuerda de Beethoven en el Salón Dorado, a cargo de cuatro conjuntos locales: Cuarteto UNLP, Cuarteo Gianneo, Cuarteto Petrus y Cuarteto Amigos.

Argerich y Dutoit volverán a presentarse juntos el 15 de noviembre en Las Bodas, de Igor Stravinski, dentro del Abono Sinfónico Coral (Dutoit dirigirá y Argerich será uno de los cuatro pianos de la obra maestra del compositor ruso), abono que incluye además otros dos títulos: el Stabat Mater de Pergolesi con la soprano Verónica Cangemi (5 de junio), y la Misa Solemnis de Beethoven dirigida por Luiz Fernando Malheiro (29 de julio).

Gustavo Dudamel será una de las estrellas internacionales que pasarán por el Colón en 2020. (Foto: REUTERS/Mario Anzuoni)

Grandes Intérpretes Internacionales. El Ciclo Grandes Intérpretes Internacionales presentará a la violinista Viktoria Mullova, que vendrá con la Orquesta de Virtuosos de Moscú dirigida por Alexander Sololiev (9 de mayo); la soprano italiana Mariella Devia, en un recital con Giulio Zappa en piano (30 mayo); la soprano sudafricana Pretty Yende (6 de junio); el venezolano Gustavo Dudamel vendrá con la Mahler Chamber Orchestra para dos conciertos (31 de julio y 1 de agosto); el contratenor francés Philippe Jaroussky dará un recital con Le Concert de la Loge el 10 de octubre; la Tokio Geidai Philarmonia Orchestra, que llegará con el director Kazuwi Sawa para un único concierto el 28 de noviembre.

CETC y Colón Contemporáneo. Además de los dos estrenos de la Ópera de Cámara que tendrán lugar en su sala, el Centro de Experimentación del Colón ofrecerá otros cinco programas. El primero, Foco Gerardo Gandini, es también una celebración por el 30 aniversario del Centro creado y dirigido por el gran compositor, director y pianista músico argentino. El Foco Gandini comprenderá dos conciertos dirigidos por Valentín Garvie (6 y 7 de marzo), la exhibición de la película de Juan Villegas “Los trabajos y los días” (3, 4, 5, 10, 11 y 12 de marzo), una mesa redonda coordinada por Ezequiel Grimson (13 de marzo) y un concierto del barítono Víctor Torres con las Ocho canciones para un rey loco de Peter Maxwell Davies y piezas de cámara de Gandini 12, 14 y 15 de marzo).

Gerardo Gandini será el eje de la celebración del 30 aniversario de la creación del CETC.

En agosto (27, 28, 29 y 30) subirá el monodrama El cuervo, del japonés Toshio Hosokawa, con dirección musical de Natalia Salinas y la mezzo Adriana Mastrángelo. En septiembre (4, 5 y 6) se presentarán los Madrigales sobre Lorca y Ancient Voices of Children, del compositor estadounidense George Crumb, con dirección de Arturo Diemecke. Durante el mes de octubre habrá una serie de conciertos del Ensamble Dal Niente (en residencia), con dirección de Benjamin Melsky, y en noviembre será el turno de los Talleres coreográficos, un espacio destinado a nuevas composiciones y concepciones coreográficas.

El Colón Contemporáneo abrirá el 6 de mayo con una obra maestro de György Ligeti, el Concierto para violín, con el solista Francesco D’Orazio. El 22 de agosto la Camerata Vocal de Chile dirigida por Juan Pablo Villarroel presentará el Réquiem de Alfred Schnittke. El tercer programa anuncia una suerte de recitado titulado “Sobre el tiempo y el amor”, a cargo del escritor italiano Alessandro Baricco. El 2 de diciembre el pianista finlandés Joonas Ahonen interpretará la monumental Sonata Concord de Charles Ives.

El Ballet Por Laura Falcoff

Una propuesta con varios signos favorables

La temporada 2020 del Ballet Estable, que dirige Paloma Herrera, se presenta con un primer signo favorable: el incremento en el número de funciones, ese reclamo permanente de la compañía. Todavía es un promedio bajo si se lo compara con el de otras épocas del Ballet, ya lejanas en el tiempo, o con los de otros grandes Ballets internacionales (categoría a la que el Ballet del Colón puede tranquilamente pertenecer), pero representa al menos un camino ascendente.

Son en total cinco títulos los que componen la temporada elegida por Paloma Herrera: dos obras del repertorio académico –Giselle y La bayadera-, dos neoclásicas –Manon y La fille mal gardée-, y un programa contemporáneo que incluye Carmen, del coreógrafo argentino Alejandro Cervera, y Sinfonietta, de Jiri Kylian, uno de los artistas de danza más grandes de las últimas cinco décadas aunque representado aquí por una de sus creaciones tempranas.

La notable Marianela Núñez será la protagonista de versión de “La bayadera que subirá en 2020.

En un programa atado a lo seguro, Giselle es de todos modos una obra siempre bienvenida. La versión que se verá es la que creó hace muchos años Gustavo Mollajoli, bailarín, coreógrafo y director del Ballet del Colón, que falleció en el mes de marzo pasado. La bayadera, en la puesta de Natalia Makarova y uno de los ineludibles Petipa de cada temporada (Marius Petipa fue el creador de prácticamente todos los ballets del repertorio académicos que sobrevivieron hasta hoy), tiene el atractivo de su espectacularidad y el agregado de que será interpretada por la extraordinaria Marianela Núñez, bailarina argentina que desde hace veinte años es primera figura del Royal Ballet de Londres.

La Manon de Kenneth MacMillan (1929-1992) es también una gran producción inspirada en la turbulenta novela Manon Lescaut del Abate Prévost, y llevada a la escena en ese tono un poco aparatoso del coreógrafo británico.

Algo para celebrar: la reposición, después de largo tiempo, de La Fille Mal Gardée, un ballet-comedia adorable de Frederick Ashton (1904-1988), basado en una obra de Jean Dauverbal con personajes de gente común y un aire no ajeno al espíritu de la época en que fue creada, la de la Revolución Francesa. Y dos hechos a destacar: primero, la Carmen de Alejandro Cervera fue especialmente comisionada por el Teatro Colón. Segundo: Herman Cornejo, primer bailarín del American Ballet Theatre, se incorpora al Ballet del Colón como bailarín residente y será el protagonista masculino de Giselle, La Fille Mal Gardée y La bayadera.

Opinión. Por Federico Monjeau

Una programación con sus más y sus menos

Como había ocurrido con la temporada 2019 respecto de 2018, la programación 2020 marca un pequeño progreso cuantitativo sobre la de este año. Tendrá un total de nueve títulos; o, en cierto modo, ocho y medio, ya que uno de estos (La vida breve) subirá en versión de concierto. De cualquier forma, es un título más que en 2019, que tuvo un total de ocho, aunque uno de ellos en se dio en versión de concierto (algo que al parecer llegó al Colón para quedarse).

Desde un punto de vista más cualitativo, es una temporada bastante convencional. El cónsul de Menotti, de 1950, no carece de interés, desde luego, pero como toque “moderno” o contemporáneo es sumamente conservador. Como todos los años, no faltan Verdi (Nabucco), Puccini (Tosca) y Donizetti (Lucia di Lammermoor). Todo está en su lugar, que es más o menos el de siempre; aunque el título del siglo XIX francés es casi un estreno: Los pescadores de perlas de Bizet se hizo una sola vez en el Colón; fue en 1913, antes de la popularísima Carmen, que subió por primera vez en 1915 y eclipsó a la otra para siempre. La ópera argentina, nueva o vieja, brilla por su ausencia (¿quién se acordará alguna vez, por ejemplo, de Fuego en Casabindo, la obra maestra del santafesino Virtú Maragno?). El Oro del Rin, que dirigirá Arturo Diemecke, preanuncia una nueva tetralogía wagneriana en temporadas sucesivas. Ojalá se concrete, aunque cuatro años es una enormidad en la Argentina.

Como en 2003 (foto), Martha Argerich y Charles Dutoit volverán a compartir el escenario del Teatro Colón.

Puede haber un título más de ópera, pero la temporada en general es más modesta. Sin contar el caso de Martha Argerich (y en cierta forma el de Charles Dutoit), que es además de todo una artista extremadamente generosa, o una buena amiga, desde el punto de vista de las figuras la programación 2020 no tiene el brillo de las anteriores, lo que sin duda es comprensible. Tal vez sea también lo más razonable. Tener, como este año, a la London Symphony con Simon Rattle, a la Filarmónica de Israel con Zubin Mehta Mehta, a John Elliot Gardiner con los English Baroque Soloists y el Coro Monteverdi en un mismo ciclo (Grandes Artistas Internacionales) suena un poco desequilibrado si se lo pone en relación con las módicas aspiraciones de la producción operística, que es en teoría la principal ocupación del Teatro Colón.

El abono de la Filarmónica tampoco muestras grandes planes. Las sinfonías de Beethoven (en el 250 Aniversario de su nacimiento) se encuentran distribuidas a lo largo del abono un poco al tuntún, como desde hace unos años ocurre casi en su totalidad con la programación sinfónica.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *