Qué hacen los hoteles ante el auge del alquiler temporario

La hotelería busca su diferenciación frente a la creciente oferta de otras opciones para el alojamiento de viajeros Crédito: Gentileza Urso La industria adoptó tecnología, instrumentó tarifas flexibles, optimizó el e-commerce y se aggiornó a nuevas demandas; hay reclamos por una mayor regulación de sus competidores En época de auge de los alquileres temporarios, la…

Qué hacen los hoteles ante el auge del alquiler temporario

La hotelería busca su diferenciación frente a la creciente oferta de otras opciones para el alojamiento de viajeros Crédito: Gentileza Urso

La industria adoptó tecnología, instrumentó tarifas flexibles, optimizó el e-commerce y se aggiornó a nuevas demandas; hay reclamos por una mayor regulación de sus competidores

En época de auge de los alquileres temporarios, la industria hotelera apuesta a una estrategia de doble punta para poder competir, mantener la rentabilidad y apuntalar su negocio: puertas para adentro, encaró una reconversión que incluye adopción de tecnologías, atención personalizada, reducción de la brecha digital, aplicación de tarifas flexibles y énfasis en el correo electrónico. Hacia afuera, el sector intenta lograr que haya una legislación y una registración de sus competidores, para igualar más las condiciones.

No se trata de una tarea fácil. Según Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), la irrupción de los alquileres temporarios no es un problema exclusivo de la Argentina, sino que se da a nivel mundial. “Hay ocho destinos, entre los que se destacan Barcelona, París, Madrid, Berlín, Miami y Nueva York, que lograron cierta solución, pero el resto no le encuentra la vuelta todavía”, comenta el directivo.

Algunos datos de lo que representa el alquiler temporario actualmente en el país dan una idea del tamaño del negocio. Según información de la industria hotelera, se publican 105.000 unidades de alquiler temporario mensualmente. La oferta principal está dividida entre departamentos (51%), habitaciones privadas (23%) y casas (22%). Las plataformas tienen una ocupación promedio del 64% anual, la tarifa promedio por noche en la ciudad de Buenos Aires es de US$52 (de agosto 2018 a septiembre 2019) y el principal comercializador es Airbnb, con 45% del mercado (el resto lo captan Booking, Despegar y Zonaprop, entre otros).

Algunos de estos datos fueron mencionados en la III Reunión ReformBnB, un encuentro del sector hotelero que se hizo el martes y el miércoles de esta semana en Buenos Aires y que tiene como misión analizar la informalidad en la industria de la hospitalidad. “Esperamos que a partir de estos foros se garantice una justa y transparente competencia entre todos los actores y modelos de negocio”, dijo allí Graciela Fresno, presidenta de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra).

Respecto de la tarea puertas para adentro, Roberto Amengual, presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT) y presidente de la cadena de hoteles Amerian, dice que se trabaja mucho en la capacitación y en la innovación. “Conformamos una comisión que organiza jornadas y encuentros con organismos como el E-commerce Institute o el Hub de innovación para las Américas, conel fin de exponer a los hoteleros a las potencialidades de las herramientas actuales y mejorar las propuestas de valor que mejor satisfagan las necesidades de los huéspedes de hoy”, señala.

Paulo Lunzevich, vicepresidente de Fehgra, opina que la irrupción del alquiler temporario puso en evidencia un cambio profundo de hábitos de consumo de los pasajeros. “Entonces, desde la industria hotelera trabajamos en capacitación y en el objetivo de achicar la brecha digital para aprovechar el e-commerce, que es donde hoy busca el consumidor sus alojamientos”, destaca.

En tanto, Florencia Le Rose, CEO y fundadora de The Hotels Co. y Up Hoteles, afirma que los hoteles deben poner el foco en los servicios que los departamentos no ofrecen. “Por eso, se suma tecnología y se atiende al huésped de manera diferenciada, haciendo que el personal de recepción sea más un anfitrión que un recepcionista meramente operativo”, agrega.

Le Rose acota que los hoteles se están adaptando a una estructura tarifaria basada en
revenue management, lo que los hace flexibles a la hora de estipular las tarifas (que se segmentan por caudal de demanda, por eventos que haya en la ciudad o por datos históricos de ocupación). “Los departamentos de alquiler temporario son más rígidos en este punto, por estar manejados con otro nivel de profesionalidad”, concluye.

Según destaca Amengual, la propuesta de valor de un alquiler temporario es muy distinta a la de un hotel de categoría. “Los servicios, la seguridad, las prestaciones y la calidad de las instalaciones son diferentes. Sin embargo, muchas veces la propuesta de valor no es correctamente comunicada o no condice con el público actual”, explica.

A la hora de hablar sobre lo que se hace puertas para afuera, Amengual sintentiza: “Lo que buscamos desde la asociación es poder formalizar la oferta de alquileres temporarios para que se sumen a la oferta de alojamiento de los destinos y podamos tener un espectro más completo de posibilidades para los turistas”.

Para Elías, la clave está en la regulación y la registración. Pero agrega que, aun en los casos en los que el alquiler temporario está debidamente registrado, hay una competencia desleal. “Porque la hotelería está alcanzada por una mayor cantidad de impuestos que los departamentos de alquiler, por lo cual sus costos son más altos”, remarca.

Desde Airbnb, Victoria Bramati, su gerenta de Asuntos Públicos, dice que el alquiler temporario no es una competencia de la hotelería tradicional sino una oferta complementaria. “Apoyamos regulaciones claras y sencillas de cumplir, que fomenten la competencia justa e inclusiva y que eviten generar nuevas barreras de entrada a las personas comunes que quieren ofrecer sus casas y generar un ingreso extra”, comenta.

Por su parte, Federico Barni, director ejecutivo de Navent (dueña de Zonaprop, Zonajobs y Búmeran), afirma que no está dentro de su foco competir con la industria hotelera. “Nuestro portal ofrece un diseño donde el propietario o la inmobiliaria tiene posibilidad de realizar una descripción precisa de la propiedad, y toda la gestión del alquiler, precios, amenities y demás, están completamente a cargo de él”, relata.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *