Laurita Fernández debuta con “Inconvivencia”, y cuenta por qué la serie afianzó su relación con Cabré

“No vi nada todavía. La veré el jueves como una espectadora más”. En su bautismo estelar en una miniserie, y a pocos días de su estreno en la TV abierta, Laurita Fernández (27) parece querer vivirlo como una experiencia religiosa propia de otros tiempos.Se habla de Inconvivencia, la comedia dramática que se estrena este jueves 21 de noviembre…

Laurita Fernández debuta con “Inconvivencia”, y cuenta por qué la serie afianzó su relación con Cabré

“No vi nada todavía. La veré el jueves como una espectadora más”. En su bautismo estelar en una miniserie, y a pocos días de su estreno en la TV abierta, Laurita Fernández (27) parece querer vivirlo como una experiencia religiosa propia de otros tiempos.

Se habla de Inconvivencia, la comedia dramática que se estrena este jueves 21 de noviembre a las 23.30 por Telefe, donde encarna a Carolina, una psicóloga que sufre el desgaste de una relación de siete años con su pareja, Lucas (Tomás Fonzi). Una serie realista e intimista que desde el viernes 22 estará completa en Flow.

Hace rato que la bailarina viene emprendiendo una suerte de “ruta de deconstrucción del Bailando”, testeándose como conductora de tele y radio, y aprobando exámenes como actriz de teatro en comedias y musicales. Y aunque ya incursionó en tiras -con roles secundarios-, faltaba su debut como protagonista en la pantalla chica.

Finalmente llegó. Entonces vale decir que la chica de Mataderos atraviesa ese momento bisagra que puede marcar una carrera -para bien o para mal-, más allá del ruido mediático que genera su relación con Nicolás Cabré.

“Siempre hay uno que confía en vos por primera vez, y eso es un halago enorme”, analiza Laurita Fernández. Foto: Juano Tesone

“No esperaba que apareciera y apareció”, confiesa tras el encuentro de presentación de Inconvivencia. “Leí el libro queriendo que no me guste. Pero me encantó y dije ‘no puedo no hacerlo’. Cuando me contaron el elenco, aún más. Así que me embarqué en este desafío”, dice, como quien no quiso la cosa. Y agrega: “Siempre hay uno que confía en vos por primera vez y eso es un halago enorme”.

-¿Quién fue, en este caso?

-Mariano Hueter, el director. Yo estaba bastante reacia a actuar en tele, siempre me gustó más conducir, la adrenalina del vivo, ser más yo y no estar detrás de un personaje. En este caso tuve que soltar y confiar en la mirada del director. 

“Estaba bastante reacia a actuar en tele, siempre me gustó más conducir”, confiesa Laurita Fernández. Foto: Juano Tesone.

-¿Por qué creés que pensó en vos, que no tenés tanta experiencia como actriz de televisión?

-Ni idea. Yo leí la historia y me sentí muy identificada en un montón de cosas que quizás ni él sabía que me iba a sentir. Habría que preguntárselo a él.

-¿Hubo una presión extra al saber que ibas a trabajar con actores de renombre como Cristina Banegas, Luis Machín, Luciano Cáceres?

-Cuando me contaron el elenco, sí. Cuando empecé a laburar, no. Si me pongo el chip de laburo, no me dejo influir, porque trato de dar lo mejor y no achicarme por nada. Si estoy laburando, saco pecho y voy para el frente, tenga adelante a quien sea. Y con Cris, que hizo de mi vieja, fue hermoso. 

“Si estoy laburando, saco pecho y voy para el frente”, la definición de Laurita Fernández. Foto: Juano Tesone

-¿Lo tomaste así, como un aprendizaje?

-Sí, a full: fue un curso intensivo. Yo estudié mucho teatro desde muy chica, pero la teoría no tiene nada que ver con la práctica. Y la tele tiene otro código, además. Había hecho ficción, pero cosas muy chiquitas, y esto fueron dos meses de estar 10 o 12 horas diarias rodeada de gente que sabe mucho.

-¿Cómo definirías a Inconvivencia y por dónde creés que el público se puede enganchar a verla?

-Te cuento qué me enganchó a mí. A mí me gustan mucho las series que cuentan historias de la vida real, de gente común, de cosas que te pueden pasar a vos. Y esta es una de ellas. Decir: ‘Ay, no quiero que me pase esto’ o ‘Me pasa esto’. Y aplicar un montón de cuestiones en pos de la pareja. 

-¿Te resulta más complejo componer a un personaje real como ella que quizás a uno más estereotipado como Sugar Kane, por ejemplo?

-Sí, total. Pero está bueno que ella tiene diferencias conmigo, porque es psicóloga, es más estructurada. Yo soy más volada, más independiente. Ella es más derechita y ordenada en un montón de cosas. Eso me ayudó a encajarla en otro lugar. Sí me pareció difícil que son dos tipos reales, comunes, que les pasan cosas de todos los días.

-¿En qué sentido?

En que no contamos la típica historia de amor de dos personas que se conocen y se enganchan: teníamos que contar una pareja que está hace siete años juntos, que están en la etapa de debacle total, cuando no nos toleramos más.

Mirá también

-¿Costó encontrar ese punto en particular de la relación?

-Sí, había que buscar que se encuentren en miradas, en gestos. Y que se entienda para que sea creíble. Con Tomás no nos conocíamos. Además de un actorazo es un re buen tipo, así que fue muy placentero.

-Hay escenas íntimas fuertes ya en el primer capítulo. ¿Cómo las viviste?

-Estaba re cagada. Nunca había hecho escenas así. Era una bola de nervios, y se lo blanqueé a todos. Por suerte, todos me hicieron sentir muy relajada. Y fue fundamental la mirada del director, porque hay bastantes escenas íntimas, pero todas tienen un fundamento. No están porque hay que mostrar piel. Tienen un porqué. 

-¿Cuál sería el porqué en Inconvivencia?

-Que el desgaste de una pareja también se traslada a la cama. Y la reconciliación también se ve reflejada en eso.

-¿Te tocó vivir una situación similar a la que plantea la serie? ¿Continuar una relación en casas separadas?

-Conozco muchas parejas que lo practican hace años, y les funciona. A mí, lejos de generarme ganas de dejar de convivir, me ayudó a afianzar aún más la relación, y prestar atención a cosas. Yo recién estoy empezando a convivir. Ellos están hace siete años, y pensé; ‘Ay no quiero que en siete años me pase esto’.

-¿Desde ahí pensás que el público se puede sentir identificado?

-Sí, tenés los dos extremos: identificarse y plantearse esa opción; o tomarlo como señal para mejorar, prestarse más atención. Porque pasa que en la vorágine, no prestás atención a cosas o no das tantos abrazos, caricias o besos; o te enojás por pavadas.

-Arrancaste y estuviste muchos años en ShowMatch, donde tenías un perfil más mediático. ¿Buscaste escaparle a eso y volcarte más a la actuación?

-Yo hice muchos años el “Bailando” y fue una gran puerta, una gran escuela de un montón de cosas. Me fui descubriendo y creciendo a la par, porque empecé de niña/adolescente y fueron años de mucha madurez. Y llegó un punto en donde tenía ganas de probar otras cosas. Para eso hay que animarse a dar el paso, soltar lo seguro y darle lugar para que aparezcan. Fue toda una decisión.

-Y apareció Sugar.

-Claro, yo ya venía conduciendo Combate. Pero Sugar (reemplazó a Griselda Siciliani) fue lo primero grande que me tocó encarar. Ahí me animé a soltar eso que para mí era un seguro, no sólo laboral, sino también económico. Había que bancarla. Porque de estar todo el tiempo ocupada a tener tiempo libre… fue difícil. 

-¿Y cómo te gustaría que evolucione este camino?

-Me gusta mucho hacer teatro, más que nada musical. Y en tele me gusta conducir. Después llegó Inconvivencia y me cambió un poco los planes. Así que de acá en más no sé.

-Se dijo que ya tenés dos propuesta para 2020: un musical y otra para tele.

-Hay algunas cosas dando vueltas. Pero no quiero decir nada porque soy bastante cabulera, prefiero no quemarlas.

Inconvivencia: “Es una historia que no es pretenciosa, pero a su vez pasan cosas muy profundas”

Laurita Fernández y Tomás Fonzi protagonizan Inconvivencia, la nueva miniserie que se estrena el jueves 21 de noviembre, a las 23.30 por Telefe. El 22 estará disponible en Flow.

Inconvivencia cuenta la historia de Caro (Laurita Fernández) y Lucas (Tomás Fonzi) una pareja que, tras siete años de romance, se enfrenta a una crisis debido a una relación desgastada y llena de reproches. Para intentar salvar su vínculo se proponen terminar con aquello que los está ahogando: la convivencia.

Pareja protagónica. Pareja en la vida real, Nicolás Cabré y Laurita Fernández se conocieron en “Sugar”. Ahora son los actores principales de “Departamento de soltero”. Foto: Martín Bonetto

“Es una historia que no es pretenciosa, pero a su vez pasan cosas muy profundas, muy reales, muy auténticas, que le pueden pasar a cualquiera que la esté mirando, esté o no en pareja”, resume Laurita.

Mirá también

Y enumera algunas similitudes con su personaje: ” Ella es bastante calentona. Pasa por situaciones de desborde que me ha tocado atravesar. Por eso quizás no tuve que buscar referencias afuera. Ella corre, para despejar su cabeza y sacarse todo el peso del día encima. Eso mismo me pasa a mí con el baile”, describe.

La miniserie se podrá ver desde el jueves 21 a las 23.30, por Telefe. Irá los jueves después de Pequeña Victoria, y los viernes luego de Quién quiere ser millonario. A partir del 22 de noviembre, los diez capítulos estarán disponibles en Flow.

Coproducción de Kuarzo, Idealismo Contenidos y Flow, la ficción expone problemáticas reales, en el marco de una historia dramática y contundente. Con giros inesperados, la pareja irá descubriendo nuevas maneras de relacionarse y de explorar su sexualidad sorteando obstáculos.

Escrita y dirigida por Mariano Hueter, Inconvivencia reúne un elenco de grandes figuras entre las que se destacan: Cristina Banegas, Luis Machín, Luciano Cáceres, Gastón Soffritti, Iair Said y Marina Bellati entre otros.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *