Los créditos prendarios retrocedieron un 17%

En los últimos cinco años, este tipo de préstamos disminuyó un 30% en términos reales 19 de noviembre de 2019   La cartera total de créditos prendarios retrocedió en octubre un 17% respecto de igual mes de 2018, con un monto de $82.813 millones, afectada por las altas tasas de interés y la suba del…

Los créditos prendarios retrocedieron un 17%

En los últimos cinco años, este tipo de préstamos disminuyó un 30% en términos reales

19 de noviembre de 2019  

La cartera total de
créditos prendarios retrocedió en octubre un 17% respecto de igual mes de 2018, con un monto de $82.813 millones, afectada por las altas tasas de interés y la suba del tipo de cambio, según un
informe de
First Capital Group.

La
caída registrada en octubre es una continuación de lo que viene sucediendo desde hace cinco años -con cortos períodos positivos-, en los que este tipo de préstamos disminuyó un 30% en valores reales ajustados por inflación.

De acuerdo con First Capital Group, el volumen de financiamiento cayó a medida que se fue desvalorizando la moneda nacional.

“A principios de 2014, el stock alcanzaba los $31.652 millones, los cuales ajustados por IPC equivalen a $139.153 millones, mientras que, a fines de 2018, el saldo real apenas superaba los $97.000 millones”, precisó el informe.

Además de la fuerte caída registrada en el cotejo interanual, en octubre el volumen de créditos prendarios respecto de septiembre pasado mostró una caída de 1,94%, continuando la tendencia de los meses previos.

“Esta operatoria es la de mayor caída en los últimos 12 meses y muchos factores negativos inciden: el aumento del valor de los rodados y la tasa de interés, la desaparición de las operaciones a plazos superiores a 24 meses, la retirada de los bancos y la desconfianza del consumidor”, explicó Guillermo Barbero, socio de First Capital Group.

El volumen de financiamiento cayó entre enero de 2014 y julio de 2016, con una breve recuperación durante la etapa preelectoral de 2015.En el segundo semestre de 2016 retomó una tendencia alcista que se extendió hasta fines de 2017, cuando comenzó a desvalorizarse la moneda local y se produjo una sostenida baja de los saldos financiados con prendas.

“Muchos factores se asociaron para arrojar este resultado: el alza de la tasa de interés activa, la volatilidad y la suba del tipo de cambio, la cual se trasladó en gran medida al precio de las unidades nuevas”, concluyó Barbero.

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *