CASO VEGAS Un testigo procesado por falso testimonio y se hace la reconstrucción del hecho

El juicio del homicidio de Diego Vegas continuará hoy con la reconstrucción del hecho. En la última jornada, uno de los testigos presenciales cambió su declaración previa. La Fiscalía pidió su detención y procesamiento por falso testimonio. Esto dispara hipótesis, desde posibles presiones hasta amenazas.Diego Vegas fue brutalmente asesinado. La parte más íntima de su…

CASO VEGAS Un testigo procesado por falso testimonio y se hace la reconstrucción del hecho

El juicio del homicidio de Diego Vegas continuará hoy con la reconstrucción del hecho. En la última jornada, uno de los testigos presenciales cambió su declaración previa. La Fiscalía pidió su detención y procesamiento por falso testimonio. Esto dispara hipótesis, desde posibles presiones hasta amenazas.

Diego Vegas fue brutalmente asesinado. La parte más íntima de su encuentro con quienes están acusados de haberlo ultimado con alevosía, es algo que quedará en la mente de los tres que están vivos. Ellos acusan a la víctima de haber intentado robarles, y aseguran que no lo conocían. Sin embargo, el mayor del grupo trabajaba haciendo changas con el muerto y, según la Querella, habían compartido alrededor de 12 horas previas al fatal desenlace.

Hoy a las 22 horas, en la vivienda donde se produjeron los hechos, se llevará adelante la reconstrucción de los últimos minutos de la víctima. Para ello, el tribunal se trasladará, junto a las partes, peritos y algunos testigos, al bario 17 de Octubre, de Caleta Olivia. El horario fue elegido en función de que el homicidio se produjo en horas de la noche.

En tanto, vale decir que, durante la audiencia pública –previo al último fin de semana-, declararon 9 testigos. Mario y Rosa Hernández y Matías Valdez, desde el banquillo de los acusados, debieron escuchar los testimonios. Los policías que acudieron aquella madrugada de abril de 2018, expresaron que vieron cómo los tres rodeaban a Vegas, y cómo Rosa Hernández le pateaba la cabeza.

Los médicos que intervinieron, tanto en un primer momento como en pericias forenses, trajeron a colación que los detenidos presentaban lesiones en sus nudillos y en ninguna otra parte de su cuerpo; mientras que Diego tenía múltiples lesiones en la cabeza. Por lo que se fortalece la teoría del homicidio con alevosía, y pierde fuerza el argumento que coloca al fallecido en el lugar del victimario.

Los médicos explicaron, además, cómo la hoja de un cuchillo tramontina le cortó la arteria facial, provocando el ahogamiento con su propia sangre; y cuáles son las características que evidencian que los golpes recibidos por la víctima fueron provocados mediante el uso de objetos contundentes.

En la audiencia, también se brindaron detalles de indicios tales como la sangre de Vegas en el calzado de los acusados y la declaración de Valdez -durante la indagatoria-, que señaló haber golpeado a la víctima con un palo de amasar.

Falso testimonio

Provocó algo más que controversias, la declaración del testigo Pereyra. Luego del homicidio, les había dicho a la Policía y al juez de Instrucción, que desde la ventana de su casa vio cómo los acusados atacaban a Vegas, y lo golpeaban arrojándole un ladrillo en la cabeza. En el juicio cambió sus dichos, alegó no recordar y relativizó su anterior declaración.

Tanto la Querella como la Fiscalía reaccionaron, y fue el ministerio público el que solicitó la detención y procesamiento por falso testimonio. La situación ensombrece la última etapa del proceso, y plantea sospechas de presiones y amenazas al testigo. Hoy, deberá asistir a la reconstrucción y, al término del juicio, se resolverá su situación procesal.

Finalmente, consultada la Querella, expresó a La Opinión Zona Norte, confiar en la Justicia. Así, el abogado Ismael Machuca, subrayó que los indicios “son contundentes”, y que apuntan “sin dudas” a los hermanos Hernández y a Valdez, en igual medida. “A Diego Vegas lo destrozaron, solo queda esperar la decisión del tribunal”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *