Jugó videojuegos durante 572 horas, es récord mundial y está vivo para contarlo

2 de diciembre de 2019  • 10:07 Andrew Bodine, más conocido com GiantWaffle, ya puede dormir tranquilo: alcanzó las 572 horas jugando videojuegos y transmitiendo en vivo esas 30 jornadas de 19 horas seguidas de gaming, interrumpidas por cinco horas diarias de sueño. 30 Days. Thirty 19 Hour streams in a row. 570+ Hours Streamed.…

Jugó videojuegos durante 572 horas, es récord mundial y está vivo para contarlo

2 de diciembre de 2019  • 10:07

Andrew Bodine, más conocido com GiantWaffle, ya puede dormir tranquilo: alcanzó las 572 horas jugando videojuegos y transmitiendo en vivo esas 30 jornadas de 19 horas seguidas de gaming, interrumpidas por cinco horas diarias de sueño.

30 Days. Thirty 19 Hour streams in a row. 570+ Hours Streamed. 3 Million Hours Watched. 10,000+ Subs.Streamvember 2019 is COMPLETE! TIME TO SLEEP! pic.twitter.com/8F87hBTlfP&- GiantWaffle (@GiantWaffle)
December 1, 2019

Bodine jugó al Red Dead Redemption 2, Luigi’s Mansion 3, Escape From Tarkov, Rocket League, Factorio y Rainbow Six Siege. También al Death Stranding, juego que terminó en apenas un par de jornadas.

¿Por qué alguien habría de someterse a semejante rutina durante un mes? Por la publicidad: llegó a tener entre cuatro y diez veces su audiencia normal, algo definitorio en el mundo del gaming.

El de Bodine es un ejemplo más de los extremos a los que pueden llegar youtuber, streamers y gamers para ganar notoriedad y ampliar su audiencia, que tiene un impacto directo en el dinero que pueden tener y el alcance que pueden lograr sus transmisiones.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *