Rituales | Carnaval toda la vida: la historia de la Escuela de Samba de Burzaco que se autogestiona para que siga el baile

Los carnavales copan el país en el primer fin de semana largo del año: miles de autos desfilan en la Autovía 2, camino hacia la Costa Atlántica mientras Gualeguaychú, en Entre Ríos, se prepara para su gran cita anual. Sin embargo, hay muchos que durante los 365 días del año soportan los intensos calores de…

Rituales | Carnaval toda la vida: la historia de la Escuela de Samba de Burzaco que se autogestiona para que siga el baile

Los carnavales copan el país en el primer fin de semana largo del año: miles de autos desfilan en la Autovía 2, camino hacia la Costa Atlántica mientras Gualeguaychú, en Entre Ríos, se prepara para su gran cita anual. Sin embargo, hay muchos que durante los 365 días del año soportan los intensos calores de diciembre y los fríos de junio al ritmo de los tambores.

Uno de esos casos es el G.R.E.S Alegría, una auténtica ‘Escola de Samba’, ubicada en la localidad bonaerense de Burzaco, que funciona autogestionada.

El grupo está formado por 80 integrantes y desde hace 3 años, sin auspiciantes ni padrinos, trabajan durante todo el año para recaudar dinero que les permita cubrir los gastos que les permiten alquilar un galpón y los equipos de sonido para poder ensayar, además de comprar instrumentos y telas, las cuales utilizan para armarse ellos mismos los trajes.

Todos estos preparativos tienen un solo objetivo: poder hacer la “pasada” durante las noches de carnaval en su barrio y donde los inviten. Wanda Latessa, passista de la G.R.E.S, contó a TN: “Todo es un ritual: que el día anterior que la ropa esté impecable y todo en su lugar. Mi vida es el carnaval, yo no podría vivir sin esto, creo que en otra vida debo haber sido africana o brasileña. Todo lo que se hace acá es a pulmón”.

Asimismo Romina Hasperue, carnavalesca y directora de ala de passistas, detalló: “Passista es todo el que pasa por la pasarela del samba, puede ser desde un niño hasta un adulto. Cuando termina el Carnaval, te llevás el corazón lleno de alegría, descansás una semana y luego decís “¿qué hacemos para el año próximo carnaval y empezamos todo de nuevo”.

Por su parte Julieta Vallejos, directora ala mirins -las nenas que participan de G.R.E.S. Alegría expresó: “Me enamoró lo que es la música, la percusión y la familia que se forma. Tenemos a las ‘bahianas’ que son las mujeres que están con las polleras grandes y este año pudimos llegar a tener 14 y estamos muy contentos con eso y también tenemos a la ‘reina batería’ que es la que va delante de la batería. Cuando termina el Carnaval siento una emoción enorme y una satisfacción por el año trabajado”.

Eduardo Velardez, maestro y director de Batería, completó: “Siempre nos autogestionamos para todo lo que son los gastos de Carnaval y para poder solventar nuestra escuela. Hacemos rifas, locros”.

Todo el grupo se muestra comprometido y alegre, y trabaja muy duro para que todo salga bien. Apasionados, para ellos todo el año es carnaval.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *