“De tal padre”, por Netflix: No sé para qué volviste

Tiene ya casi cien papeles como actriz, pero Kristen Bell, que también es cantante, pasó a disfrutar un reconocimiento internacional a partir del éxito que supuso Frozen. Le puso la voz a Anna, cantó cuatro canciones del filme animado más taquillero de la historia, pero no Let It Go. Igual, para hacer la segunda parte lo…

“De tal padre”, por Netflix: No sé para qué volviste

Tiene ya casi cien papeles como actriz, pero Kristen Bell, que también es cantante, pasó a disfrutar un reconocimiento internacional a partir del éxito que supuso Frozen. Le puso la voz a Anna, cantó cuatro canciones del filme animado más taquillero de la historia, pero no Let It Go. Igual, para hacer la segunda parte lo primero que en Disney se preocuparon fue por contar con ella, y con Idina Menzel (Elsa), la que si cantó la canción ganadora del Oscar.

Kelsey Grammer fue protagonista de Frasier, la telecomedia, y también participó en Cheers. OK, es casi historia antigua, pero son los pergaminos más fuertes que puede esgrimir como intérprete.

Todo esto para situar a los coprotagonistas de esta comedia tonta, como le gusta denominar a los estadounidenses a las películas que pretenden sacar (alg)una sonrisa, hacer pasar a quien las vea un rato entretenido y sumarle alguna reflexión más o menos seria acerca de la amistad, el amor o la familia.

Newsletters Clarín

Viva la música | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

Como Rachel es dejada en el altar por su novio porque es una workaholic, que hasta habla por el celular minutos antes de contraer matrimonio, la película no trata sobre el amor. Tampoco quedan muy amigos ella y su novio, así que, nada de amistad. Y cuando uno creería que Rachel se ha quedado sola en la vida, aparece Harry, su padre. Sí, el mismo que la abandonó a ella y a su madre cuando Rachel tenía 5 años.

Entonces, De tal padre trata(ría) sobre la familia. O no tanto, porque el resentimiento de ella por él, que se apareció por sorpresa en la boda no habla de una familia unita ni nada que se le parezca.

Mirá también

Como sea, no pregunten demasiado, pero padre e hija terminan en el mismo camarote de lujo de un crucero igualmente de lujoso (no vamos a hacerle publicidad gratuita, ya que la conocida compañía parece haber puesto un billete en el filme), la que el novio había reservado para pasar como luna de miel.

Y a bordo conocerán otros personajes menos pintorescos (se sabe: la pareja gay; los recién casados; el matrimonio de negros -él, gordito-; la pareja sesentona) para que Rachel y Harry tengan que aclarar una y más veces cómo es que llegaron a estar allí, cómo ella no lo puede ver a él, que busca acercarse a su hija.

¿Vieron que por lo general estos personajes centrales nunca tienen un amigo? Bueno, para que vean que en De tal padre pensaron en todo, Harry sí tiene uno, Y se lo pasa mencionándolo. Ya verán por qué.

De las premisas de la comedia tonta De tal padre no cumple ni la mitad. Ni el karaoke con Come Sail Away, de Styx, ni la aparición de Seth Rogen, lo salvan del hundimiento, vea.

“De tal padre”

Regular

Comedia, EE.UU., 2019. 98’, SAM 13. De: Lauren Miller Rogen. Con: Kristen Bell, Kelsey Grammer, Seth Rogen. Disponible en: Netflix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *