Los intereses se multiplicaron por siete y empeoraron el resultado fiscal

Durante agosto, la carga de los intereses sobre el resultado fiscal casi se quintuplicó. Creció 586% y la curiosidad es que las metas fiscales, que el Ministerio de Hacienda sigue persiguiendo a pesar de que el acuerdo con el FMI está en suspenso y a renegociar, refieren sólo al déficit primario. Es decir, sin tomar…

Los intereses se multiplicaron por siete y empeoraron el resultado fiscal

Durante agosto, la carga de los intereses sobre el resultado fiscal casi se quintuplicó. Creció 586% y la curiosidad es que las metas fiscales, que el Ministerio de Hacienda sigue persiguiendo a pesar de que el acuerdo con el FMI está en suspenso y a renegociar, refieren sólo al déficit primario. Es decir, sin tomar en cuenta esa partida que sube en forma extraordinaria. Mientras el resultado primario, que no incluye a los intereses, arrojó un superávit de $13.746 millones, el fiscal creció 1,9% y dio un rojo de $14.798 millones.

En ese sentido, resulta destacable que la mirada sobre el resultado primario suele realizarse porque los intereses de la deuda externa tienden a mostrar gastos generados por administraciones anteriores. En este caso, la creciente carga de intereses responde a la política económica del Gobierno de Cambiemos, que decidió financiar los rojos primarios vía endeudamiento externo en dólares. Un informe reciente del Observatorio de Coyuntura Económica y Políticas Públicas (OCEPP) señaló que el 83% de los pagos de deuda del año que viene se explican por la política de financiamiento del gobierno actual.

De cualquier forma, el viernes el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, celebró la mejora del primario: “Es la primera vez desde 2011 que el sector público nacional no financiero tiene superávit primario en los primeros ocho meses del año”.

En el acumulado del año, los intereses más que se duplicaron respecto al 2018 y el resultado fiscal empeoró 15,8%. El primario pasó de déficit el año pasado a un superávit de $48.260 millones en 2019.

Dejando de lado los intereses, en agosto los ingresos crecieron 55,6% y fueron bien por encima del gasto primario, que subió 42,6%. El grueso del ajuste fue nuevamente en la obra pública, que aumentó apenas 21,3%, lo que implicó una caída real de 21,4%. La obra en viviendas llegó a bajar 56% real.


Ver más productos


Marcha del #SíSePuede, la maratón proselitista de Mauricio Macri



Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano



Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte



¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?



“Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo”


Ver más productos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *