La Justicia define si investiga una denuncia contra Scarcella, exsocio de la mujer de Canicoba

Al empresario lo acusan de presunto lavado y extorsión Fuente: Archivo – Crédito: Hernán Zenteno La justicia en lo Penal Económico debe definir si investiga una denuncia contra el extitular de Aguas Bonaerenses SA (ABSA) Guillermo Scarcella por presunta administración fraudulenta, lavado de activos y extorsión, en el manejo de la empresa True Star Argentina…


Al empresario lo acusan de presunto lavado y extorsión Fuente: Archivo – Crédito: Hernán Zenteno

La justicia en lo Penal Económico debe definir si investiga una denuncia contra el extitular de Aguas Bonaerenses SA (ABSA)

Guillermo Scarcella

por presunta administración fraudulenta, lavado de activos y extorsión, en el manejo de la empresa

True Star Argentina (ex Wrapping SA),

dedicada al embalaje de valijas en aeropuertos.

La denuncia arribó al fuero Penal Económico la semana pasada, después de que, en los tribunales federales de Comodoro Py, el juez

Sebastián Casanello se declaró incompetente.

Scarcella, ahora denunciado por el presidente de True Star Argentina

Maurizio Orsi,

compartió los negocios de la firma Baggage con

Viviana Tejada,

la esposa del juez federal

Rodolfo Canicoba Corral.

El juez fue denunciado ante el

Consejo de la Magistratura,

entre otras irregularidades, por

incremento patrimonial.

Cuando en octubre del año pasado Canicoba Corral se defendió en el Consejo de esa acusación, dijo que su pareja, Viviana Tejada, tenía

ingresos “probadamente mayores”

que los de él.

Según informó

LA NACION

en enero de 2018, Ana María Viviana Tejada, la esposa del juez,

fue accionista de Ipax SA

, una sociedad que obtuvo una concesión de Aeropuertos Argentina 2000 para explotar el negocio del envoltorio de valijas en las terminales del país.

Tejada, entonces empleada judicial, creó IPAX en 2007 junto a su socio Gustavo Campana. En 2009 obtuvo la concesión para operar en los aeropuertos argentinos. Cuando ella dio un paso al costado, el negocio de las valijas quedó en manos del entonces titular de ABSA, Scarcella, que creó

Wrapping SA

(ahora rebautizada True Star Argentina SA) y

Baggage SA.

En noviembre de 2014, el

Grupo True Star

compró la mayoría del paquete accionario de Wrapping SA, y pasó a ser titular del 80% de TrueStar Argentina SA (la filial local), a través de las dos sociedades del Grupo “Sinapsis Trading SL -España-” (60%) y Solution Team SA (20%). El 20% restante de True Star Argentina pertenece a Scarcella.

El presidente de True Star Argentina, el italiano Maurizio Orsi, denunció el mes pasado a Scarcella por los delitos de defraudación por administración fraudulenta, ocultamiento, distorsión y falsedad de hechos relevantes en sociedades comerciales con órganos de fiscalización privada, extorsión y lavado de activos.

La denuncia describe las maniobras de administración fraudulenta del patrimonio de True Star Argentina para favorecer a Baggage, que luego habrían derivado en operaciones transnacionales sospechosas a través de la utilización de testaferros e inversiones sospechas reportadas por bancos internacionales reportadas por la Unidad de Información Financiera (UIF) y FinCEn.

Los denunciantes infieren que Scarcella sería el verdadero dueño de la sociedad anónima “Baggage SA”, utilizada como empresa gemela y competidora de aquella que el propio acusado administraba, facilitando así el lavado de los activos procedentes de tal administración infiel.

La denuncia indica que Scarcella obró “en forma desleal, perjudicando los intereses económicos confiados, generando un tangible y directo perjuicio económico en TrueStar Argentina SA y en Sinapsis Trading SL”.

Según el denunciante, mientras asesoraba a True Star Argentina, Scarcella le generó pasivos y deudas de manera dolosa a la empresa y fortaleció el negocio de Baggage SA en paralelo. Orzi denuncia que Scarcella le pidió una cifra millonaria para que Baggage no se quede con el negocio local de embalajes en aeropuertos, y dice haber sido extorsionado para vender la filial argentina de la empresa a precio vil bajo la amenaza de que los “amigos jueces” de Scarcella lo “metan preso”.

Compartió una cátedra de Derecho penal en la Universidad Abierta Interamericana (UAI) con Canicoba Corral, con quien forjó un vínculo amistoso y se consolidó como compañero de truco en la “Rodi Cup”, el campeonato de truco organizado por Alfredo Lijo, el hermano del juez Ariel Lijo. LA NACION intentó comunicarse con Scarcella, pero él no contestó la consulta de este medio.

El camino de la denuncia

La denuncia formulada por Maurizio Orsi fue presentada ante la PROCELAC y enviada a los tribunales federales de Comodoro Py. Allí, por sorteo, le tocó al juzgado a cargo de Sebastián Casanello, de turno con el fiscal Carlos Rívolo.

Tras evaluar la presentación judicial formulada por Orzi, Rívolo emitió un dictamen mediante el cual consideró que la causa debía ser llevada en el fuero penal económico por tratarse de un delito financiero. Casanello se declaró incompetente, y la causa pasó al fuero penal económico, donde salió sorteado el juez Alejandro Catania.

El fiscal de ese fuero, Pablo Turano, le pidió este martes al juez Catania que se declare incompetente, y que el caso pase, de nuevo, a Comodoro Py. Catania tiene antecedentes de haber resuelto que tiene que intervenir en la investigación de lavado quien interviene la investigación por el ilícito penal sobre los bienes. En caso de que rechace la competencia, el destino de la denuncia lo deberá definir la Cámara Federal.

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *