La crisis del IOMA no frena: se quedan sin cobertura médica más de 400.000 personas

Tras 60 días de negociaciones truncadas, los 5000 médicos asociados a la Agremiación Médica Platense decidieron dejar de atender hasta que el Instituto de Obra Médico Asistencial regularice los pagos y los honorarios Fuente: Archivo Por segunda vez en dos meses, más de 400.000 afiliados del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) quedan sin convenio…

La crisis del IOMA no frena: se quedan sin cobertura médica más de 400.000 personas

Tras 60 días de negociaciones truncadas, los 5000 médicos asociados a la Agremiación Médica Platense decidieron dejar de atender hasta que el Instituto de Obra Médico Asistencial regularice los pagos y los honorarios Fuente: Archivo

Por segunda vez en dos meses, más de 400.000 afiliados del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) quedan sin convenio para atenderse en la ciudad de La Plata. Esto se debe a la falta de acuerdo entre la obra social de la provincia de Buenos Aires y la Agremiación Médica Platense (AMP), que agrupa a 5000 médicos de la localidad.

“A partir de las 0:00 horas del miércoles 16 de septiembre de 2020, los afiliados al Instituto serán atendidos y considerados como particulares”, dice el comunicado emitido por la AMP. Es decir, que los pacientes recibirán atención médica, pero su cobertura no tendrá validez a partir de hoy.

Según el secretario de la AMP, Gastón Quintans, a los más de 300.000 platenses damnificados, se suman alrededor de 50.000 estudiantes del interior de la Provincia y otras 100.000 personas que llegan derivadas: “En total, hablamos de entre 400.000 y 500.000 afiliados”.

En diálogo con LA NACION, Quintans explicó que la decisión institucional no implica “un paro ni un corte de servicios” sino que “vuelve a la ruptura que decidió hacer IOMA, el 8 de julio pasado”. En ese entonces, Homero Giles -titular de la obra social bonaerense- anunció el fin de los 60 años de convenio con la entidad platense, tras denuncias cruzadas y huelga de servicios, en el marco de un conflicto generalizado entre IOMA y otros organismos asociados, por retrasos en los pagos y falta de actualización de los honorarios médicos, entre otros motivos.

Tras la crisis de julio, se inició un período de 60 días de negociación entre IOMA y la AMP –mediado por la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires-, que finalizaba a las 23.59 de ayer. Algunos de los temas discutidos fueron la suba de los honorarios médicos, la actualización del nomenclador -el “catálogo” de prácticas ofrecidas, que data de 1985- y la jerarquización de la consulta médica según la trayectoria del profesional; pero no se gestaron acuerdos en ningún punto.

“Todas las ofertas fueron, por demás, insuficientes. No cumplían premisas básicas, como reconocer la categorización de los médicos de acuerdo a su antigüedad. El aumento de honorarios que propusieron, es un aumento a la baja; parte de una base de valores desactualizados“, se lamentó Quintans. El médico afirmó que IOMA aceptó, de palabra, un aumento unilateral de honorarios que dictaminó la agremiación en septiembre de 2019, el cual fue desestimado en la nueva propuesta del equipo de Giles.

Idas y vueltas

Según indica el comunicado oficial de la AMP, a pesar de que la mesa de enlace -integrada por la agremiación, sociedades científicas, asociaciones profesionales y el Colegio de Médicos Distrito I- “ha cumplido en tiempo y forma con todas las premisas estipuladas para arribar a un convenio superador y beneficioso para los afiliados, los médicos y el IOMA”, el instituto bonaerense “no ha dado respuesta a las necesidades médicas y de los afiliados”.

Por su parte, a última hora de ayer, en la cuenta de Twitter del IOMA se emitió un comunicado oficial en el que se alega que el instituto provincial “cumplió con todo lo reclamado por la AMP”.

#IOMA

CUMPLIÓ CON TODO LO RECLAMADO POR LA AMP A pesar de las propuestas superadoras, la AMP decidio de manera unilateral cerrar las instancias de diálogo y dejar sin cobertura a las y los afiliados. Por lo que estará incurriendo en incumplimiento del convenio vigente.

pic.twitter.com/6ySyfF45km

&- IOMA (@IOMAgba)

September 16, 2020

“A pesar de las diversas propuestas superadoras que el IOMA ofreció a la AMP para redactar y suscribir un nuevo convenio que contemple la inclusión de la jerarquización de los honorarios médicos; la discusión relativa al nomenclador de prácticas; y la inclusión de módulos COVID-19, aplicables a abril de 2020, la Agremiación decide de manera unilateral cerrar todas las instancias de diálogo“, indica el comunicado.

Aunque en el IOMA se haya asumido que el diálogo con la AMP llegó a su fin, Quintans aseguró que él y sus colegas están “absolutamente predispuestos a seguir hablando y negociando”, pero “sin aceptar condiciones que perjudiquen a los médicos”.

Según sostuvo Quintans, a la disputa con el IOMA se suma una deuda de más de 30 millones de pesos, que corresponden a la facturación de los médicos agremiados, y que la obra social había prometido pagar cuando se llegase a un acuerdo.

Sobre el final del documento publicado por la obra social, se advierte que “IOMA se reserva el derecho de tomar las medidas legales correspondientes, si el incumplimiento del convenio por parte de la AMP afecta el derecho de libre elección a las prestaciones de atención de alguna afiliada o afiliado”.

Temor a la “pamización” del IOMA

La libre elección es un asunto que también arrastra meses de polémica y temores entre algunos médicos, tras difundirse el rumor acerca de la posible “pamización” del IOMA, que impediría al afiliado elegir el profesional y el lugar de atención.

El fantasma apareció al darse a conocer que el IOMA adquirió una clínica en la localidad de Temperley -la cual se inauguró el 10 de agosto pasado-, y que habría iniciado negociaciones para comprar otros centros médicos.

Hoy, después de casi 70 años de historia, IOMA abrió las puertas de su primer hospital. El nombre homenajea a una de sus 3 trabajadoras desaparecidas. Era estudiante de psicología, nunca se recibió, pero su compromiso con el país no deja dudas de que tipo de profesional iba a ser

pic.twitter.com/UPTSs95Khp

&- Homero Giles (@homerogiles)

August 11, 2020

“Se quedan con clínicas fundidas y ponen médicos propios. Los pacientes eligen atenderse ahí, por sobre otros lugares, porque no se les exige un copago. Esto pauperiza el mercado de IOMA, que tiene dos millones de afiliados en la provincia”, había indicado a LA NACION, meses atrás, una fuente del círculo médico bonaerense.

Sobre este punto, el presidente de IOMA había explicado que “nadie estaba obligado a atenderse en el sanatorio de Temperley”, y que “se alquiló para dar respuesta a la pandemia, ya que se necesitaban camas”. Además, Giles dijo que “la institución no tiene recursos para invertir en centros propios” y concluyó: “de tener las herramientas, desde ya que estaríamos dispuestos”.

Más denuncias

El Sindicato Único de Profesionales, Trabajadores y Técnicos del IOMA (Supttioma) lleva más de 14 años denunciando irregularidades dentro del instituto y es la principal organización en apuntar contra la adquisición de clínicas. Según Idelmar Seillant, presidente de Supttioma, el costo de poner en funcionamiento la clínica de Temperley superó los 200 millones de pesos.

“Una estafa, sin fundamento. Se aprovechan que no hay control, en el marco de la emergencia sanitaria, para simular una gran inversión que nadie audita”, sostuvo Seillant, en diálogo con LA NACION.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *