Quién fue Benito Quinquela Martín, el pintor de La Boca

Tuvo una infancia de película y un don inconmensurable para retratar una forma de vida. Fue un soltero empedernido pero se casó a los 84 años. ¿Su musa?: el barrio xeneize. Fecha de publicación: 17 de Octubre 2020, 12:15hsBenito Quinquela Martín, el pintor de La Boca.Por: benito quinquela martinEl 21 de marzo de 1890 un…

Quién fue Benito Quinquela Martín, el pintor de La Boca

Tuvo una infancia de película y un don inconmensurable para retratar una forma de vida. Fue un soltero empedernido pero se casó a los 84 años. ¿Su musa?: el barrio xeneize.

Benito Quinquela Martín, el pintor de La Boca.

Por: benito quinquela martin

El 21 de marzo de 1890 un bebé fue abandonado en la Casa de Niños Expósitos, también llamada Casa Cuna. Se llamó Benito Juan Martín y determinaron que el 1 de marzo había sido su fecha de nacimiento. Ubicada en el centro porteño, la casa fue su hogar durante un tiempo, junto con la Obra Hermanos de la Caridad, de San Isidro.

Cuando tenía ocho años a Benito Juan Martín lo adoptó la familia Chinchella. Su padre se llamaba, Manuel, era genovés y había sido criado en Olavarría. Su madre era Justina Molina, de Gualeguaychú, Entre Ríos. Su apellido resultó del de sus padres, que en 1920 simplificó como Benito Quinquela Martín.

A pleno sol. Óleo sobre tela.Por: Museo de Bellas Artes Benito Quinquela Martín

Cursó dos años de escuela primaria y pronto empezó a trabajar en la pequeña carbonería de su papá. Después pasó a ayudarlo en el puerto como estibador y sin pensar que aquella actividad sería parte fundamental de su obra. La conjunción de inmigrantes, hombres de trabajo y la familia portuaria pronto se convirtieron en un atractivo para él. Los colores de Isla Maciel y los rincones de La Boca, se convirtieron en una pasión ineludible para Benito. En ese marco bohemio, artesanos y artistas se mezclaban con el puerto. Y de a poco e inicialmente como un autodidacta, el artista se puso a dibujar lo que veía con el carbón del negocio de su padre.

Monumento a Benito Quinquela Martin en La Boca.Por: Anibal Trejo | Anibal Trejo – stock.adobe.com

A los 14 años, en 1904, arrancó a pintar formalmente. Como un trabajo y para ganar unos pesos, participó de la campaña política y publicitaria que llevó a Alfredo Palacios a ser el primer diputado socialista de América Latina. Después entró a la academia Pezzini Stiatessi, que quedaba en la zona y aprendió las disciplinas de rigor: dibujo y pintura. Alfredo Lázari fue su maestro.

Su obra, con La Boca como inspiración excluyente, se divide en series: Días luminosos, Días grises, del Fuego y Cementerios de Barcos. Su técnica era original, bien personal y contundente. Se consagró entre los artistas y críticos locales, giró por el mundo con sus cuadros y obtuvo decenas de reconocimientos.

Benito Quinquela Martín

Eligió la soltería hasta los 84 años, cuando se casó con su asistente de toda la vida, Alejandrina Marta Cerruti. Dicen que lo hizo para dejarle sus bienes y cuidar su legado. Quedó hemipléjico y murió de problemas del corazón a los 87 años, el 28 de enero de 1977. Fue enterrado en un ataúd pintado por él mismo, con una escena portuaria del barrio que lo vio crecer, triunfar y convertirse en ícono. Lo había anticipado: no quería irse de este mundo de otra manera que no fuera rodeado de color, trabajo y vigor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *