Geocities, la retrospectiva

Tal vez porque el futuro llegó demasiado pronto, demasiado rápido o demasiado lejos, parte (virtual) de la nueva Web encuentra inspiración en las arenas de la nostalgia. Juegos arcade, estética pixel y fuentes tipográficas de los noventa son rescatados por quienes añoran el espíritu naif, amateur y no comercial de las primeras páginas personales de…

geocities,-la-retrospectiva

Tal vez porque el futuro llegó demasiado pronto, demasiado rápido o demasiado lejos, parte (virtual) de la nueva Web encuentra inspiración en las arenas de la nostalgia. Juegos arcade, estética pixel y fuentes tipográficas de los noventa son rescatados por quienes añoran el espíritu naif, amateur y no comercial de las primeras páginas personales de Internet. Sobre este punto, el diseñador neozelandés Cameron Askin recreó, en “Cameron’s World” (www.cameronsworld.net), un patchwork fraguado con las células mismas del legendario Geocities: un collage musicalizado que recrea los colores lisérgicos, los gifs animados, los carteles obvios y todo el encanto de un estilo perdido.

LA NACION