La tecnología de Tokio 2020: vehículos autónomos, nuevo control de tiempos, repeticiones estilo “Matrix” y el sistema para aliviar el calor

TOKIO.- Una automotriz gestiona los vehículos autónomos y los robots que asistirán en las competencias. La cronometradora oficial promete sensores en los dorsales, reflejos de luz y la cámara photofinish más avanzada de la historia. La TV no se queda atrás: se esperan repeticiones en 360°, realidad virtual, imágenes en 8K Super High Vision y…

la-tecnologia-de-tokio-2020:-vehiculos-autonomos,-nuevo-control-de-tiempos,-repeticiones-estilo-“matrix”-y-el-sistema-para-aliviar-el-calor

TOKIO.- Una automotriz gestiona los vehículos autónomos y los robots que asistirán en las competencias. La cronometradora oficial promete sensores en los dorsales, reflejos de luz y la cámara photofinish más avanzada de la historia. La TV no se queda atrás: se esperan repeticiones en 360°, realidad virtual, imágenes en 8K Super High Vision y hasta la monitorización de la frecuencia cardíaca de algunos deportistas. Mientras, una de las principales noticias en la prensa local pasa por la nueva tecnología para “enfriar los Juegos”. En pleno verano boreal, el termómetro superó ayer los 32 grados, con una sensación térmica al borde de los 40. “El tema principal pasa por controlar y tomar medidas estrictas por el coronavirus, pero el siguiente punto es el calor, y la organización deberá hacer grandes esfuerzos para proteger a los atletas”, destacan en The Japan News. Los Juegos Olímpicos de la pandemia son también los más tecnológicos de la historia. Un viaje al futuro en la sede del caos organizado.

La cita olímpica se quedaría sin sostén ni tendrían razón de ser si no hubiera forma de mensurar rendimientos. En Japón se disputarán 339 pruebas en 33 deportes y cada milisegundo de acción será medido con 400 toneladas de equipamiento tecnológico. El avance jamás se detiene: cada nueva cita olímpica propone datos más fiables y vanguardistas, un infinito volumen de estadísticas de la mano de dispositivos de máxima precisión.

A Omega, que es la cronometradora oficial de los juegos desde Los Ángeles 1932, le toca nuevamente aplicar la tecnología dentro de una competencia totalmente inusual, jaqueada por las contramarchas organizativas y traccionada con el calor de los deportistas en cada escenario. La empresa distribuirá 530 cronometradores y 350 marcadores específicos para cada deporte, con un tendido de 200 kilómetros de cables y fibra óptica. Ahora bien, cada disciplina cuenta con sus propios sistemas de cronometraje y tecnología específicos. Desde la pistola electrónica de salida hasta bloques (atletismo) o touchpads (natación).

En el caso de Toyota, uno de los principales patrocinadores de Tokio 2020, la avanzada tecnología ya tuvo su presentación en sociedad en los últimos días de 2019. ¿Qué ofrecen desde entonces? Vehículos autónomos para los deportistas y robots asistentes para diferentes disciplinas. Los televidentes descubrirán a esos pequeños equipos que trasladan jabalinas o recogen discos. En el caso de los shuttles que no requieren conductor, el secreto está en los cinco sensores para una visión de 360 grados, el mapeo en tres dimensiones y la batería eléctrica.

Eso sí, la relación entre la automotriz y los organizadores viene crujiendo en las últimas horas. Lejos de bajar el servicio prometido (no dejará de proporcionar los miles de vehículos ni los robots), el cruce que difundió Nikkei Asia pasó por el manejo de crisis del Covid-19: “Toyota Motor confirmó que no emitirá anuncios relacionados con los Juegos, más allá de ser patrocinador de primer nivel, y que el presidente Akio Toyoda no asistirá a la ceremonia de apertura”. Según reportes locales, el temor de algunas empresas pasa por que los “impopulares Juegos puedan dañar la imagen”. Y citan el caso de una compañía de alimentos que también prometió el cese de avisos comerciales durante julio.

En cuanto al clima, los sistemas pasan desde la actualización de métodos tradicionales -con nuevos sistemas de spray ultrafino y bajo consumo eléctrico-, aplicaciones -hay plataformas que cruzan bases de datos sobre espacios verdes o sitios de “sombra” recomendados-, y de construcción -el estadio Olímpico fue construido con paneles que fuerzan el viento del sudeste, mucho más fuerte en esta época del año-. En comparación, la temperatura en Tokio aumentó 2 grados promedio desde los Juegos de 1964

Más velocidad, más precisión: todos los dispositivos

La cronometradora oficial estrenará tecnología en los Juegos Olímpicos

La Villa Olímpica aspira a colgarse el cartel de “Ciudad inteligente”. La televisión usará los Juegos para mostrar otra revolución. Los patrocinadores, cada uno a su manera, pondrán su tecnología (y sus nuevos proyectos) al servicio de una cita que tendrá mucho de salto hacia el mañana. Un futuro lejano para muchos, pero propio de un Japón que siempre muestra su costado más innovador. Los dispositivos rigen, miden, detectan. Datos fríos. La emoción, al cabo, llegará con la gloria o el llanto de los atletas.

Conocé The Trust Project