El CEO de Twitter asegura que la hiperinflación “está ocurriendo” en EEUU

Además de supervisar una plataforma de medios sociales que cuenta con 206 millones de usuarios diarios activos, Dorsey es un firme defensor del bitcoin. El cofundador y CEO de Twitter, Jack Dorsey, aportó su granito de arena sobre la escalada de la inflación en los Estados Unidos y dijo que las cosas van a empeorar…

el-ceo-de-twitter-asegura-que-la-hiperinflacion-“esta-ocurriendo”-en-eeuu

Además de supervisar una plataforma de medios sociales que cuenta con 206 millones de usuarios diarios activos, Dorsey es un firme defensor del bitcoin.

El cofundador y CEO de Twitter, Jack Dorsey, aportó su granito de arena sobre la escalada de la inflación en los Estados Unidos y dijo que las cosas van a empeorar considerablemente. “La hiperinflación lo va a cambiar todo”, publicó Dorsey el viernes por la noche. “Está ocurriendo”, sostuvo.

El tuit se publicó cuando la inflación de los precios al consumidor se acerca a un máximo de 30 años en los Estados Unidos y crece la preocupación de que el problema pueda ser peor de lo previsto por la administración Biden.

Hyperinflation is going to change everything. It’s happening. — jack⚡️ (@jack) October 23, 2021

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reconoció el viernes que las presiones inflacionarias “probablemente duren más de lo que se esperaba anteriormente”, y señaló que podrían prolongarse “hasta bien entrado el próximo año”.

El titular del banco central estadounidense añadió que espera que la Fed comience pronto a retirar las medidas extraordinarias que proporcionó para ayudar a la economía y que, según los críticos, avivaron la racha de inflación.

Además de supervisar una plataforma de medios sociales que cuenta con 206 millones de usuarios diarios activos, Dorsey es un firme defensor del bitcoin. Dijo que Square, la plataforma de procesamiento de tarjetas de crédito y débito de la que Dorsey es cofundador, estudia la posibilidad de entrar en la minería de la criptomoneda. Square también posee bitcoin y facilita su comercio.

En respuesta a los comentarios de los usuarios, Dorsey añadió el viernes que ve que el problema de la inflación se intensifica en todo el mundo. “Pronto ocurrirá en Estados Unidos, y así el mundo”, tuiteó.

It will happen in the US soon, and so the world. — jack⚡️ (@jack) October 23, 2021

El Congreso de EE.UU. llega a un acuerdo para evitar el default

Senadores estadounidenses llegaron el 7 de octubre a un acuerdo para evitar la suspensión de pagos del país, después de que el oficialista Partido Demócrata aceptara la oferta de la oposición republicana de aumentar el límite de deuda durante dos meses.

“Hemos llegado a un acuerdo para ampliar el techo de la deuda hasta principios de diciembre, y tenemos la esperanza de que podamos aprobarlo“, anunció Chuck Schumer, jefe de los demócratas en la Cámara Alta, informó la agencia de noticias AFP.

El acuerdo, alcanzado tras días de negociaciones entre demócratas y republicanos, permitirá a la mayor economía esquivar el fantasma del default el 18 de octubre, fecha en la que el Departamento del Tesoro estadounidense estimaba que el país se iba a quedar sin liquidez.

Con este pacto el país puede aumentar su capacidad de endeudamiento.

Esta cantidad máxima de deuda, gestionada por el Congreso, está fijada en algo más de u$s28 billones.

Senadores estadounidenses llegaron hoy a un acuerdo para evitar la suspensión de pagos del país

Extensión por dos meses

El líder de la bancada republicana en el Senado, Mitch McConnell, anunció que su partido permitirá a los demócratas “aprobar una extensión del límite de deuda de emergencia a un monto fijo en dólares para cubrir los niveles de gasto actuales hasta diciembre”.

McConnell afirmó que la oferta tiene como fin “proteger al pueblo estadounidense de una crisis a corto plazo”, de la que responsabilizó a los demócratas.

Con el plazo final del 18 de octubre cada vez más cerca, el presidente Joe Biden empezó a perder su temple e hizo público su irritación no solo con la oposición republicana, sino con el par de demócratas que se negaban a aprobar un aumento del límite del endeudamiento público y también uno de sus principales proyectos económicos, su ambicioso plan de infraestructura.

La semana pasada, la secretaria del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, le pidió oficialmente al Congreso que aumente el límite de endeudamiento del Gobierno y fue contundente al afirmar que, si esto no pasaba, el país podría entrar en una crisis financiera y una recesión sin precedentes.

Estados Unidos, que, como casi todas las grandes economías, financia el gasto público con créditos, elevó ya varias veces este “techo”.

Al borde del precipicio

El Gobierno de Estados Unidos solo puede emitir deuda hasta el límite establecido por el Congreso, que tiene el poder de elevar ese techo según crea conveniente; pero la oposición republicana, que controla la mitad de los escaños del Senado, se resiste a hacerlo.

Biden reconoció que, sin la cooperación de los conservadores, no puede garantizar que Estados Unidos no alcance este mes su techo de deuda, un hito que técnicamente se produjo a finales de julio pero que el Departamento del Tesoro ha conseguido gestionar temporalmente para evitar una suspensión de pagos.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha advertido sin embargo de que las medidas “extraordinarias” que ha tomado el Gobierno para aplazar la suspensión de pagos no pueden alargarse más allá del 18 de octubre, y que el Congreso debe tomar medidas antes de esa fecha.

Incumplir nuestras obligaciones de deuda sería una herida autoinfligida que arrastraría a nuestra economía hacia un precipicio“, insistió Joe Biden.

Si eso ocurre, quedaría amenazado “el estatus del dólar como la divisa de reserva de la que depende el mundo”, y probablemente se rebajaría la nota de solvencia de EE.UU., además de aumentar “las tasas de interés para hipotecas, préstamos de automóviles o tarjetas de crédito”, explicó.

En tono desafiante, Biden espetó a los republicanos: “Si no quieren ayudarnos a salvar el país, apártense del camino, no lo destruyan”.

Janet Yellen, secetaria del Tesoro. La administración demócrata, bajo máxima tensión.

En manos del Senado

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, ya aprobó la semana pasada un proyecto de ley para suspender el techo de deuda; pero, en el Senado, los demócratas necesitarían el apoyo de al menos diez republicanos para garantizar que esa iniciativa salga adelante.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se ha negado a convencer a sus colegas de que voten a favor de esa medida, en aras de la disciplina fiscal.

Lo que ha propuesto McConnell es que los demócratas intenten elevar el techo de deuda solo con votos demócratas, mediante un mecanismo legislativo llamado “reconciliación”, que permite aprobar de forma excepcional proyectos con una mayoría simple.

Dado que su partido desea gobernar solo, tiene que manejar el tema del límite de deuda solo, también“, opinó McConnell en una carta enviada este lunes a Biden.

Sin embargo, según Biden, incluso si los demócratas optan por esa vía, los republicanos podrían intentar “bloquear” esa votación mediante una maniobra conocida como filibusterismo.

“Están amenazando (los republicanos) con usar su poder para evitar que nosotros hagamos nuestro trabajo, que es salvar la economía de un acontecimiento catastrófico. Creo que eso es francamente hipócrita, peligroso y lamentable”, sentenció el mandatario.

La deuda de la era Trump

Biden acusó a la oposición de “jugar a la ruleta rusa con la economía estadounidense” y se quejó de que la mayor parte de la deuda que los republicanos se resisten a pagar se generó durante los cuatro años de mandato de un expresidente conservador, Donald Trump (2017-2021).

No quieren subir (el techo de deuda) a pesar de ser responsables de más de 8.000 millones de dólares en facturas acumuladas durante la Administración anterior“, insistió Biden.

Donald Trump, señalado como un acumulador de deudas.

La Casa Blanca no ha descartado seguir la vía propuesta por McConnell para aprobar la medida solo con votos demócratas, pero Biden advirtió que ese mecanismo podría provocar que se programaran “cientos de votos” en el Senado que podrían “no tener nada que ver con el límite de deuda”.

Ese proceso podría tardar unas dos semanas en resolverse, según expertos en el funcionamiento del Senado, que es justo el plazo que queda hasta el 18 de octubre, la fecha límite marcada por Yellen.

Los demócratas temen que, si el Senado no avanza esta misma semana hacia una suspensión del límite de deuda, los mercados financieros se resientan y se llegue a una situación similar a la de 2011, cuando Estados Unidos estuvo a punto de incurrir en suspensión de pagos y Standard & Poor’s rebajó la nota de solvencia del país.

Mientras, Biden sigue negociando con su propio partido para tratar que aprueben en el Senado sus planes de infraestructura y gasto social, y este martes viajará a Michigan para promover esas reformas.

El mandatario tenía programada este lunes una reunión virtual con congresistas del ala progresista del Partido Demócrata y otra más tarde esta semana con legisladores moderados, pero se espera que ese tema quede en un segundo plano hasta que se resuelva el drama del techo de la deuda.