Eduardo López: “Es muy claro el riesgo de un rebrote en el país por Ómicron”

–​¿Por qué asusta Ómicron comparada con todas las variantes de Covid que hubo, incluso con Delta? ¿Qué es lo que hace que la Organización Mundial de la Salud genere tanta alerta?–La variante B.1.1.529 tiene entre 26 y 32 cambios en la proteína S, que es la porción del virus SARS-COV-2 que se une al receptor ACE2,…

eduardo-lopez:-“es-muy-claro-el-riesgo-de-un-rebrote-en-el-pais-por-omicron”

–​¿Por qué asusta Ómicron comparada con todas las variantes de Covid que hubo, incluso con Delta? ¿Qué es lo que hace que la Organización Mundial de la Salud genere tanta alerta?

–La variante B.1.1.529 tiene entre 26 y 32 cambios en la proteína S, que es la porción del virus SARS-COV-2 que se une al receptor ACE2, presente en el epitelio del aparato respiratorio y gastrointestinal. Es la llave de entrada del virus. El riesgo de reinfectarse por Ómicron es mayor que con otras variantes preocupantes y, al parecer, el número de casos que ocasiona está aumentando en casi todas las provincias de Sudáfrica, donde se detectó.

La alarma surge de la velocidad de transmisión y de que las mutaciones puedan evadir el sistema inmune y, por lo tanto, que la eficacia de las vacunas disminuya críticamente hasta necesitar más dosis, como en el caso de Delta, o incluso una nueva vacuna específica, como comentó el CEO del laboratorio Moderna.

–¿Se está aprovechando Ómicron para que se tome conciencia de que la pandemia no terminó? ¿O para presionar a los que no se vacunaron a hacerlo?

–Esta variante debe aprovecharse para reforzar y no olvidar las medidas de autocuidado: distancia social, tapabocas bien ajustado en boca y nariz, abrir las ventanas, evitar los lugares abarrotados, lavarse las manos, toser y estornudar en el codo y, claro, vacunarse. En este momento, todo eso disminuyó críticamente. No me sorprende el no uso del barbijo.

En Argentina hace ya algunas semanas que los casos han aumentado y superamos la barrera de los 2.000 diarios, con brotes en escuelas secundarias y primarias. Casi el 35% de la población está sin segunda dosis y alrededor de 2.000.000 de personas no recibieron ninguna. Tenemos provincias que vacunaron apenas al 50% de su población. Es muy claro el riesgo de un rebrote en el país por una variante nueva. La pandemia no terminó.

–¿Qué pruebas hay hoy sobre si Ómicron genera o no cuadros más graves?  

–​Se desconoce si el cuadro clínico por la nueva variante es más grave. Los datos preliminares indican que no aumenta la gravedad. Hay reportes sobre las tasas de hospitalización en Sudáfrica, que van en aumento, pero podría deberse a que hay más personas infectadas y no necesariamente a que se hayan infectado con Ómicron.

Tampoco hay datos que confirmen que los cuadros leves ocurren en los completamente vacunados, de hecho, con un nivel bajo de vacunación como el que presenta Sudáfrica, es posible que la vacunación no impacte en la levedad o gravedad de los cuadros clínicos. Los primeros casos ocurrieron en estudiantes universitarios y personas jóvenes que tienden a presentar cuadros leves a moderados. Hasta hoy, los casos que se detectaron en Europa, Estados Unidos y Brasil son casos aislados en viajeros procedentes de Sudáfrica.

Referente. Eduardo López es jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. Foto: Luciano Thieberger

–¿Cuándo habrá resultados concretos sobre cuánto más peligrosa es?

–Es probable que se tarde semanas en conocerse fehacientemente el impacto que tiene la variante Ómicron en cuanto a la gravedad, impacto en la hospitalización y necesidad de camas de terapia intensiva. Hay que recordar que hasta la fecha no hubo muertes por Ómicron.

–¿Al final qué conclusiones sobre lo mismo se obtuvieron respecto a Delta?

–​Delta produjo un aumento notable de casos y, en menor medida, un impacto en la mortalidad. La OMS informó hace unos días que Delta es la mayor causa de la pandemia a nivel mundial. El 99% de los casos son por esta variante. La mayoría de las muertes en no vacunados.

–Si se confirma que elude la acción de las vacunas, ¿esto implica que hay que revacunar a todo el mundo? ¿Qué pasaría con las vacunas que ya compró Argentina?

–Las vacunas con una dosis prácticamente no protegen contra Delta y, luego de seis meses, con dos dosis, la eficacia baja significativamente. Por eso la necesidad de una tercera. Lo mismo pasaría con Ómicron. Hay una creciente evidencia que para proteger al menos de enfermedad grave, hospitalización y muerte se va a requerir tres dosis de vacunas. Todas las vacunas utilizadas en el país continúan previniendo con mucha eficacia los síntomas graves y la muerte.

–Argentina necesita de la reactivación económica del turismo internacional, pero también hay un contexto de preocupación. Si no se cierran las fronteras, ¿debería restaurarse el aislamiento para los recién llegados?

–Hoy por hoy la nueva variante no se detectó Argentina, pero de acuerdo a la experiencia previa, con Alpha, Gamma (ex Manaos) y Delta, es muy probable que la tendremos. Desde la variante original hasta Ómicron, el Covid se diseminó en el mundo por los viajes aéreos. Que Brasil ya haya detectado Ómicron nos indica que debemos estar atentos en el monitoreo y cumplimiento con las medidas de control en viajeros, incluyendo la via terrestre: PCR negativa y vacunación con dos dosis. No creo que sea necesario el cierre completo, pero esta situación es muy dinámica. No parecería hoy necesario cuarentena a los viajeros si el control es estricto.

–La cantidad de chicos vacunados es ya significativa. ¿Se está viendo el impacto positivo de la vacunación pediátrica en los chicos infectados? ¿Hay menos casos?

–Entre los 3 y 11 años, se está aplicando Sinopharm, con dos dosis. Se han vacunado con una dosis algo más de 3.390.000, un 60% de la población de esa franja etaria, y con dos, algo más de 1.100.000, un 19%. Si tenemos en cuenta que hay un porcentaje bajo de vacunación completa, todavía no se puede observar si disminuyó el número de casos. Los menores de 9 años no son los que más se enferman y transmiten la enfermedad, en cambio los más jóvenes sí.

Los adolescentes se están vacunando con Pfizer, con dos dosis. Se han vacunado al menos con una dosis algo más de 3.070.000, el 72%. Pero la segunda dosis va a un ritmo lento y apenas 1.700.000 de adolescentes completaron su esquema. Algo más de un 40%. Este grupo está reticente a recibir la segunda dosis, lo que también se observa con otras vacunas del calendario nacional de inmunizaciones. A fines de noviembre sí se observó una disminución de casos adolescentes de grado leve.

López con la Biblioteca Nacional de fondo, muy cerca de su casa en Recoleta. Foto Luciano Thieberger

–Los casos están aumentando. ¿Llegará finalmente ahora la tercera ola? Con este escenario, Delta predominante, la amenaza de Ómicron y la flexibilización de este momento del año (Fiestas, más encuentros, menos cuidados), ¿el fin de año puede ser un detonante?

–Los casos aumentan en forma suave pero sostenida y la población más afectada en las últimas semanas tiene entre 19 a 39 años, en segundo lugar, entre 41 a 50. El primer grupo es además el que menos se se vacunó con la segunda dosis, por lo cual, no está protegido para Delta. Además, es el grupo que más ha “relajado” las medidas de autocuidado. Se está viendo en las ciudades gente sin barbijo en ambientes cerrados o, por debajo la nariz, que es como si no se usara. Es por el grupo de más actividad social junto con los adolescentes. Las fiestas de fin de año pueden ser fuentes de nuevos casos si no se logra incorporar más gente con con dos dosis.

–¿Qué opina del pase sanitario? ¿Es una medida correcta?

–Es una herramienta útil para disminuir el riesgo de contagio en restaurantes, bares, discotecas, cines, por exigir los certificados de vacunación con dos dosis. Se está empleando en varios países de Europa, como Italia, Austria, Alemania. Estoy de acuerdo, en la medida que se aplique por jurisdicción y con las características de cada una. Pero debería trabajarse con las cámaras empresariales respectivas para optimizar el cumplimiento y mucha difusión en los medios para evitar situaciones enojosas y altercados en el momento de la admisión a dichos lugares.

–Hay provincias que están muy retrasadas en la vacunación. ¿Podría darse en el país un efecto espejo del que se dio con Africa en el mundo? Del continente menos vacunado salió la variante que puede ser más compleja, ¿podría generarse acá una nueva variante local en una provincia con menos vacunados?

–El ritmo de vacunación en Argentina no mantuvo la intensidad en el número de vacunados diarios. Aunque esta tendencia no es similar en todas las provincias. Hay jurisdicciones que llegan a mas del 90% de las dosis distribuidas, como La Pampa, la Ciudad de Buenos Aires, San Luis y Santa Fe. Y hay provincias como Misiones, Chaco, Neuquén que aplicaron no más de 72% de las dosis distribuidas. Es muy poco probable que la situación de Sudáfrica ocurra en Argentina, porque acá hay un número más alto de población vacunada. Recordemos que la aparición de Delta en India ocurrió con una población casi no vacunada. Israel, que sufrió un brote de Delta importante, implementó la tercera dosis a todos los mayores de 30 años y rápidamente el numero de casos disminuyó en forma intensa.

–En Argentina se testea poco desde el inicio de la pandemia y la vigilancia genómica es igual de pobre, ¿por qué no se apuesta a testear ni a secuenciar?  

​–Argentina no ha testeado con la intensidad que recomendaban las instituciones Internacionales. Este año los testeos aumentaron porque se sumaron los tests rápidos de antígenos. La positividad está alrededor del 4%, una cifra adecuada, pero el número total de testeos es bajo. Se deben aumentar los testeos especialmente a los contactos estrechos y contactos hogareños, para aislarlos. Testear es responsabilidad de las jurisdicciones.

–Mucha gente no se testea porque tiene síntomas leves. ¿Pueden esos ser casos que estén pasando de largo?

–Es muy importante testearse aunque se tengan síntomas leves, para efectuar el diagnóstico precoz, aislarse y evitar contagiar. La vacunación completa no evita en el 100% la enfermedad, especialmente las formas leves, esas que pueden parecer otros virus. Aún hoy el primer virus respiratorio que se debe descartar es el coronavirus.

–¿Qué medidas debe tomar el Gobierno para que no pase lo mismo que en Europa?

–Las medidas pueden ser muchas y focalizadas según las franjas etarias, Pero en concordancia con las recomendaciones que plantean los expertos y organismos internacionales, creo que la vacunación completa deberá ser con tres dosis. Para todos. No para un grupo. Incluyendo las combinaciones de marcas. El Gobierno debe aumentar el ritmo de aplicación. Extender horarios en los vacunatorios. Abrir sábados, domingos y feriados es importante. Tiene que ser fácil vacunarse. Y la gente debe recibir mensajes claros. Especialmente en la prevención social.

–¿Sigue activo el comité asesor del Gobierno?¿Usted sigue siendo consultado? ¿Con qué frecuencia?

–El comité asesor se reúne cada vez que el Ministerio de Salud lo solicita y generalmente es cada 14 días. Por ejemplo, el sábado pasado nos reunimos en forma virtual por más de dos horas. Con sumo agrado debo decir que sigo siendo asesor del Gobierno.

Su estrategia para enfrentar a cualquier variante

Para Eduardo López, infectólogo del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, la estrategia sanitaria más importante para contener al coronavirus y evitar que sigan subiendo los contagios es la vacunación. Pero una clave son los testeos. Un punto débil de Argentina.

El reconocido infectólogo publicó este lunes una de las propuestas más importantes de la región para saber cuánto duran las vacunas y la inmunidad contra el Covid en un país. Su firma está primera junto a la de cuatro expertos en microbiología, salud pública, farmacología e infectología de Brasil, Chile, Colombia y México.

López tiene 75 años, vive en Recoleta con su mujer, Ada, tiene 5 hijos y 9 nietos y hace 50 años que eligió ser médico en vez de cura. Desde hace 15 que es el jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños y desde hace un año y medio que es asesor del Gobierno en cuestiones de pandemia

Su figura es lo más parecido a Anthony Fauci​ que hay en nuestro país. Así como el inmunólogo estrella asesor del presidente de Estados Unidos tuvo encontronazos en su momento con Donald Trump -y ahora hay buena relación con Joe Biden– López también criticó fuerte al oficialismo cuando tiró la bomba de que “tener 5 millones de vacunas en la heladera es un fracaso”. La propia Carla Vizzotti le saltó al cruce y dijo que no había demoras en la inmunización.

El especialista acaba de publicar un paper en el que recomienda estudios serológicos en esta etapa de la pandemia. Foto Luciano Thieberger

En 1970 se recibió de médico en la UBA. Eligió pediatría, fue residente, y luego jefe e instructor de residentes. Creó el Laboratorio de Infectología que todavía funciona en el Gutiérrez.

Está en el comité creado ad hoc para discutir con el Ministerio de Salud de la Nación qué hacer (y qué no hacer) frente al covid. Y en Multidisciplinary Digital Publishing Institute (MPDI), el título del documento que publicó el lunes, la estrategia que sugirió justamente a los estados es que ahora comiencen a hacer testeos serológicos a gran escala. 

Según el abstract, “las pruebas serológicas se perfilan como una herramienta epidemiológica importante para evaluar la respuesta inmune desencadenada por la infección y la vacunación, así como la duración de la respuesta inmune”.

Los testeos serológicos, que son las pruebas de anticuerpos, detectan la respuesta del cuerpo ante la infección actual o previa, incluso después de que se haya eliminado el virus.

“El manejo adecuado de la información es vital para la planificación, implementación y monitoreo de los planes de vacunación contra Covid-19 y las políticas de respuesta a la pandemia”, sigue el texto.

Al toque

Un proyecto: seguir trabajando en infectología pediátrica.

Un sueño: ayudar a terminar con la grieta en nuestro país.

Un recuerdo: muchos. Y todos en la familia-

Un líder: el Papa.

Un prócer: San Martín (y Sarmiento).

Comida: lomo a la parrilla.

Bebida: vino tinto y blanco.

Libro: ​”Al final del camino”, de Morris West.

Persona que admira: No soy de admirar, sí de reconocer virtudes.

Un placer: leer.

Película: la saga de El Padrino.

Serie: Vivir sin permiso.

Un lugar: Cariló.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA