WhatsApp: 10 reglas para el manual del buen uso del mensajero

Mandar audios sin introducción, mandar o reenviar múltiples archivos o armar grupos sin consentimiento son algunas de cosas que debemos evitar para respetar las reglas de “etiqueta” por chat.Fecha de publicación: 15 de enero 2022, 08:00hsEl decálogo para un buen uso de WhatsApp (Foto: Adobe Stock).WhatsApp, con 2.000 millones de usuarios, es la aplicación de…

whatsapp:-10-reglas-para-el-manual-del-buen-uso-del-mensajero

Mandar audios sin introducción, mandar o reenviar múltiples archivos o armar grupos sin consentimiento son algunas de cosas que debemos evitar para respetar las reglas de “etiqueta” por chat.

El decálogo para un buen uso de WhatsApp (Foto: Adobe Stock).

WhatsApp, con 2.000 millones de usuarios, es la aplicación de mensajería más usada del mundo. Pero también puede ser una de las más invasivas, manteniéndonos conectados las 24hs del día.

Mensajes a cualquier hora, audios de personas que no tenemos agendadas y grupos masivos con cantidad infinitas de chats. ¿Se puede evitar todo esto? Sí, si todos seguimos ciertas reglas de etiqueta de WhatsApp, una especie de manual de buen uso, se puede mejorar la herramienta de comunicación.

Leé también: WhatsApp trabaja en un reproductor para escuchar los audios incluso al salir del chat

10 reglas de etiqueta para usar WhatsApp

  • No mandar audios a un contacto nuevo sin presentarse. Incluso es recomendable preguntar si la persona quiere o no recibir mensajes de voz.
  • No armar grupos sin pedirle permiso previamente a los participantes. También es posible que cada uno configure WhatsApp para no ser metido “de prepo” en chats grupales.
  • No mandar un mensaje que diga solamente “hola” o “buen día”. Pensemos que si la otra persona no nos lee en el momento nos tendrá que saludar y recién cuando nosotros lo leamos podremos hacer el comentario, pregunta o pedido. Es mejor saludar -por supuesto- y a continuación decir lo que queremos.

Leé también: Por qué no hay que mandar mensajes que digan solamente “hola” y otras reglas de etiqueta para WhatsApp

  • No abusar del “enviar”. Evitar el envío de 10 mensajes que digan “hola”; “qué tal”; “como estás”. Se puede enviar todo junto en un solo mensaje, para que al receptor no le lleguen múltiples notificaciones. Dicho de otra forma, no pulsar enviar cada dos o tres palabras y usar el enter para separar palabras u oraciones.
  • Aunque se lo use principalmente como mensajero, WhatsApp también ofrece llamadas de voz y video. Pero es recomendable preguntar antes de llamar -lo mismo que mucha gente hace actualmente antes de hacer un llamado tradicional-. Somos muchos los que consideramos invasiva una llamada telefónica, a menos que se trate de un amigo o familiar.
  • Aprovechar las herramientas. El texto no transmite emociones. La mayor parte de la comunicación es visual, por lo que un mensaje escrito puede ser interpretado de diferentes formas. Es bueno poder usar stickers o emojis para dar contexto, para dar a entender que algo es una broma o para demostrar otros sentimientos. Al mismo tiempo, cuidado con el uso y abuso de estas herramientas en chats laborales: pueden no ser bien recibidas. Tampoco usar mayúsculas: en Internet son sinónimo de gritar.
  • Respetar los horarios. Desafortunadamente WhatsApp no permite programar el envío de mensajes, y son muchas las personas que por temas laborales escriben tarde a la noche o temprano a la mañana. Aunque tengamos miedo de olvidarnos, lo mejor es enviar los chats en horarios “laborales”, de 8 o 9 a 18 o 19. Y evitar los fines de semana.
  • Reenvíos y archivos adjuntos. No reenviar mensajes, cadenas, posibles estafas, concursos o “informes” de los que no conocemos el origen. Podemos estar contribuyendo a intentos de hackeos o campañas de desinformación. De la misma forma, no enviar muchos archivos pesados sin la autorización expresa del receptor. O pensar si hace falta enviar muchos documentos a un grupo, cuando quizás solamente lo necesitan una o dos personas.
  • Evitar “clavar el visto”. Si no podemos responder por determinado tiempo, es elegante decir “ahora no puedo responderte, te escribo en tantas horas, días” o algo similar. También, si queremos evitar que sepan que leímos un mensaje -y aparezca la doble tilde azul-, hay opciones explicadas en esta nota.
  • No escuchar los audios con el altavoz. Puede parecer una obviedad, pero mucha gente no lo usa: al acercar el auricular a la oreja, escucharemos los mensajes por el auricular y no por el altavoz. Los oímos solamente nosotros sin compartirlos con el resto del mundo. También es bueno para respetar la privacidad del que nos lo envió.

Reglas para mandar (o dejar de mandar) audios de WhatsApp

WhatsApp tiene una función que muchos aman y otros odian: los mensajes de voz. La función tiene fanáticos, que los usan constantemente. Y detractores, que preferimos evitarlos o los aceptamos solamente para situaciones muy puntuales.

El uso -y abuso- de los audios de WhatsApp hizo que la plataforma lance hace un tiempo una función que generó polémica: el acelerador de audios. Ya escribimos sobre el tema acá, por lo que vamos a dejar las recomendaciones para los mensajes de voz en la app de mensajería.

  • Pedir permiso. No todo el mundo los elige como forma de comunicación, o no siempre pueden ser escuchados. Una buena regla es preguntarle al otro si se le puede mandar una nota de voz antes de enviarla. Lo mismo que hace mucha gente antes de llamar: preguntar si puede hacerlo.
  • Brevedad. No hace falta una gran introducción y es mejor superar las dudas, los “eh” y los “¿qué te iba a decir?”. Pensar el mensaje antes de grabarlo y, frente a errores, dudas o vuelvas innecesarias, cancelarlo y grabar de nuevo. Es una buena forma de valorar el tiempo del interlocutor.
  • Conocer al otro. Si nunca hablamos con la otra persona, comenzar la comunicación con un audio puede ser una pésima idea. Siempre hay que escribir, presentarse y después, respetando las otras reglas, enviar la nota de voz.
  • Llamar. ¿Necesitás un ida y vuelta y no un monólogo? El celular, aunque muchos no lo recuerden, sigue siendo un teléfono. Si tenés que hablar largo y tendido, o querés charlar con otra persona, una llamada puede ser una mejor opción que los audios de WhatsApp. Estos, por supuesto, tienen una ventaja: son asincrónicos. Podemos ir “charlando en cuotas” y quizás es la mejor función de los audios.
  • Lugar y privacidad. Grabá el audio en un lugar que no tenga ruido de fondo, para que el interlocutor lo pueda oír con claridad. Si estamos en medio de una manifestación, lo mejor es esperar… o escribir. También para escucharlos, lo mejor es hacerlo de forma privada. Acercándonos el teléfono a la oreja podremos escuchar solamente nosotros y no compartirlos con el resto de los pasajeros en un medio de transporte, los compañeros de oficina, facultad o escuela.