Las empresas le pierden el miedo a la virtualización y se suben a la nube

Las tragedias combinadas de la pandemia y la invasión rusa a Ucrania estremeció los cimientos de las estructuras digitales empresariales. Las corporaciones incorporaron en sus agendas la adopción de nuevas herramientas para resolver temas clave como los faltantes de insumos para producir (chips o piezas de autos) o el talento especializado. Algunas tendencias se profundizaron,…

las-empresas-le-pierden-el-miedo-a-la-virtualizacion-y-se-suben-a-la-nube

Las tragedias combinadas de la pandemia y la invasión rusa a Ucrania estremeció los cimientos de las estructuras digitales empresariales. Las corporaciones incorporaron en sus agendas la adopción de nuevas herramientas para resolver temas clave como los faltantes de insumos para producir (chips o piezas de autos) o el talento especializado. Algunas tendencias se profundizaron, como la migración total o parcial de los sistemas a la nube. Pero eso es insuficiente, si se tienen en cuenta los desafíos globales y locales para las compañías.

En el universo del software corporativo hablan de integración inter empresaria o “la economía en red” en la nueva normalidad. De formar ecosistemas colaborativos para resolver cuestiones tan sensibles, ahora agravadas por el Covid-19, como los problemas logísticos y su encarecimiento, la alta rotación de personal y el uso “inteligente” de los datos. De todo esto se habló en el Sapphire 2022, la mayor conferencia anual de SAP, que se desarrolló en forma presencial en Orlando, EE.UU. del 10 al 12 de mayo.

“El principal desafío es la velocidad de los cambios en los negocios hoy en día, seguido por la interrupción de la cadena de suministro y, finalmente, la sostenibilidad”, sostuvo Christian Klein, el CEO de la alemana SAP, la mayor compañía de software europea y que rivaliza principalmente con la estadounidense Oracle. Su mirada es global, porque en la región y principalmente en la Argentina, las prioridades son similares pero en distinto orden. “La tendencia de volcarse hacia la nube es notable: las soluciones Cloud crecieron a doble dígito en Latinoamérica durante 27 trimestres consecutivos“, repite Theo Pappas, COO de SAP.

El concepto de nube, o virtualización de los viejos centros de cómputos, implica un cambio de paradigma para las organizaciones. Trae aparejado, además, la modalidad de acceder a programas, aplicativos y servicios asociados. “Hasta 2015, las empresas tenían su propia infraestructura tecnológica (servidores y compra de licencias para el uso del software). Hoy la moda es la virtualización del almacenamiento (Cloud) y el software se paga según el tiempo de uso”, explica Diego Yanni, director ejecutivo de Accenture.

Las tendencias están vigentes y son ampliamente conocidas por las jerarquías de las compañías. No obstante, Klein argumentó que las empresas deben transformar fundamentalmente la forma en que funcionan porque los cambios se producen más rápido que nunca. El máximo responsable de SAP recomendó que para ser eficaz se debe modificar el ADN y la cultura. “La parte más difícil de cualquier transformación, especialmente cuando el modelo comercial de una empresa existente sigue siendo financieramente exitoso”, dijo. En esos casos, “las personas tienden a ser adversas al riesgo y al cambio“.

La crisis del Covid modificó el panorama, especialmente en la logística. Según un estudio publicado recientemente por The Economist, “el 64% de las empresas estadounidenses y europeas afirman que las interrupciones de la cadena de suministro provocaron pérdidas de ingresos de entre el 6% y el 20% y un daño significativo a la imagen corporativa”. La Argentina no es ajena a eso, sin computar las restricciones para importar y acceder a los dólares del Banco Central. Las quejas de los fabricantes por los faltantes son generalizadas. Por temas locales y también globales.

Así lo describe Claudia Boeri, presidenta de SAP para la región Sur. Dice que por la irrupción del Covid-19 sumado a la guerra en Ucrania produjo faltantes de todo tipo. Desde chips para computadoras y autos hasta trigo y gas. Por eso menciona la importancia del armado de los ecosistemas colaborativos para hallar proveedores alternativos y también para bajar los costos. “La red de SAP integra alrededor de 7 millones de compañías“, subraya la ejecutiva. Se trata de un modelo similar a Netflix o Spotify. Lo integran clientes y empresas que abonan el pago de una suscripción.

Las cadenas de suministro afrontan la peor parte. Un informe del BID destaca que la pandemia y la lenta recuperación hundieron al sistema logístico global en un escenario inédito. “Los indicadores reflejan que los tiempos de entrega alcanzaron sus máximos históricos y los precios de los fletes cuadruplicaron sus precios“. Todo como consecuencia de la paralización parcial o total en los grandes centros de producción, principalmente en China (electrónicos, insumos textiles, entre ellos) y por la invasión rusa a Ucrania, que impactó en los precios de los alimentos y la energía. “Las cadenas de suministro deben hacerse más transparentes, resistentes y ágiles“, sintetizó Klein en su exposición.

Sobre esta cuestión, Pappas sostuvo que “la economía en red rompe las barreras de los sistemas aislados y abre oportunidades para que las empresas puedan actuar sobre las grandes tendencias del momento”. Yanny, de Accenture, cree que eso puede ser una oportunidad en la región. “Hay una necesidad de repensar la longitud geográfica de las cadenas, que hoy atraviesan todo el planeta desde America hasta Asia, y entender la viabilidad económica de desarrollar ciertos negocios en países con altísimos costos de energía y laborales. Las empresas latinoamericanas están menos expuestas a la interrupción de la cadena de suministro de proveedores rusos o ucranianos“, manifestó.

Desde la perspectiva local, la industria del software destaca dos tendencias muy fuertes. La primera, como se dijo, tiene que ver con la migración al Cloud. “SAP tiene en la región alrededor de 50.000 clientes, de los cuales el 25% tiene total o parcialmente sus sistemas de gestión en la nube“, señala Boeri y añade que “a la larga, y a pesar del complejo escenario económico, la Argentina adopta los últimos avances tecnológicos y en algunos casos hasta somos pioneros”.

SAP y Oracle son líderes (y rivales) en la oferta más completa de software de gestión para empresas. Sus modelos abarcan todas las áreas (finanzas, recursos humanos, marketing, manejo de stocks) y sus desarrollos marcan tendencias. Difieren en su estrategia en un aspecto central, el almacenamiento en la nube. El gigante alemán tiene contratos para tercerizar el servicio con Amazon, Google y Microsoft. Oracle, en cambio, cuenta con sus propios servidores. “En los últimos años, la facturación por Cloud es nuestra principal fuente de ingresos en la región“, sorprende Augusto Fabozzi, un alto ejecutivo regional del gigante del Silicon Valley, que lidera Larry Ellison.

Los avances del comercio electrónico son notorios, tal como lo reflejan los últimos balances de Mercado Libre. En esta cuestión, SAP también incursionó en el negocio de relevar las opiniones de los consumidores en forma online. A principios de 2019, la compañía compró Qualtrics en US$8.000 millones. La startup creó un sistema que identifica emociones en tiempo real a través de un sistema basado encuestas breves, que permite identificar las emociones de los clientes cuando compran productos y servicios. Y que también sirve, por ejemplo, para anticipar si un empleado insatisfecho piensa dejar la firma.

Qualtrics es una de las joyitas más relucientes del grupo alemán, pero ya era muy conocida en la Argentina. Tiene numerosos clientes, entre ellos al unicornio de Marcos Galperin, Molinos, YPF, Santander, Galicia y Banco Ciudad. Su uso es reconocible, porque efectúa dos o tres preguntas cuyas respuestas sirven para evaluar la satisfacción de los compradores o de un operario. La rival de Qualtrics es Medallia. Surgida en 2001 de la cantera del Silicon Valley (en San Mateo), ofrece los mismos servicios para la gestión de la experiencia basadas en tres fuentes complementarias: encuestas, aplicaciones empresarias y redes sociales.

Boeri señala que es uno de las aplicaciones con mayor demanda en la Argentina. Pero remarca que las prioridades en el país que emergieron durante la pandemia y que persisten actualmente son tres: la gestión de recursos humanos, la de los clientes y la cuestión logística. “Nos encontramos en el mercado global más dinámico que hayamos visto. Los retos a los que se enfrentan las organizaciones hoy en día son complejos y están interconectados, y el éxito depende de su capacidad para adoptar y maximizar rápidamente las tecnologías e infraestructuras de vanguardia”, señaló días atrás el CEO de Intel, Pat Gelsinger.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA