La cuarentena de Coco en Ezeiza: juega con una pelota y varias ONG quieren ir a visitarlo

Luego del revuelo que se armó en torno a Coco, el perrito al que no dejaron ingresar al país porque tenía la vacuna antirrábica vencida, el animal pasó su primer día de cuarentena en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.Este viernes se vieron las primeras imagenes de Coco, de un año y medio, en un predio de Migraciones…

la-cuarentena-de-coco-en-ezeiza:-juega-con-una-pelota-y-varias-ong-quieren-ir-a-visitarlo

Luego del revuelo que se armó en torno a Coco, el perrito al que no dejaron ingresar al país porque tenía la vacuna antirrábica vencida, el animal pasó su primer día de cuarentena en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Este viernes se vieron las primeras imagenes de Coco, de un año y medio, en un predio de Migraciones con una manta color naranja. Además, en un video se lo ve jugando con una pelota en el pasto.

Para la noche, se le proporcionó una jaula con techo. Se informó además que se le proporcionará agua y alimento durante los diez días de aislamiento que deberá cumplir. A la vez que diferentes ONG se pusieron a disposición para ir a visitarlo.

“Hasta hace dos días, detrás de Coco había una familia de tres personas. Ahora, Coco ya es parte de muchas familias argentinas“, publicaron desde la cuenta de Instagram liberen.acoco, que es administrada por sus dueños y fue creada luego de la gran repercusión de su detención en Ezeiza. 

“No sabemos por dónde empezar a agradecer a tanta gente que nos ayudó, ofreció su ayuda y que empatizó con la situación de Coco. Estamos muy agradecidos y todavía tratando de dimensionar lo que se logró y hasta dónde llegó todo”, agregaron.

Sobre el conflicto, contaron que el pasado miércoles pensaron “lo peor” y que se sentían “totalmente solos”. “Todo eran malas noticias”, contaron. Luego, dijeron, las cosas mejoraron.

La imagen de Coco en su primer día de cuarentena. Foto: Instagram @liberen.acoco.

Por último, le dejaron un mensaje a todos aquellos que aportaron a la causa: “Lo más positivo de todo esto fue ver a muchos argentinos apoyándonos y uniéndose por esta causa. Es por eso que vamos a estar infinitamente agradecidos con las organizaciones de defensa animal, protectoras, abogados y abogadas, veterinarios y con vos que nos ayudaste desde tu lugar a qué esto llegue a dónde llegó”.

En la última semana, el hashtag #LiberenACoco se transformó rápidamente en tendencia en las redes sociales. Fue después de que se conociera que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) había impedido el ingreso al país del perrito, que pasó junto a su dueño más de 36 horas varado en Ezeiza porque tenía vencida la vacuna antirrábica.

“No puede pasar porque le faltan papeles, la vacuna y una autorización de un veterinario húngaro que diga que está sano”, había contado el dueño del perro, Franco Gavidia, en diálogo con TN.

El joven explicó que la vacuna “venció hace nueve días” y apuntó al Senasa por “no entender” que el regreso desde Hungría se dio porque “se declaró la alarma de nuevo” debido a la situación que atraviesa ese país europeo en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania.

“Decidí venirme, yo viajé solo y decidí venir acá con mi mujer y mi hija que se habían quedado. No pude hacer los papeles de mi perro porque salí a las corridas por el estado de alarma”, argumentó.

El dueño de Coco dijo que la “solución” que le ofrecían era deportar al animal —que se vuelva a Hungría a completar los papeles— o sacrificarlo. Finalmente, se optó por vacunarlo y que haga la cuarentena en el aeropuerto.

La vuelta de Coco a la Argentina

El perro había llegado este miércoles al aeropuerto de Ezeiza desde Hungría, previa escala en Colombia.

El animal viajó junto a su dueño, Franco Gavidia, un jugador argentino de handball que jugó en el Antequera español hasta enero pasado, cuando fichó para el húngaro SBS Eger.

Coco, el perro varado en Ezeiza. Foto: TN / gentileza Franco Gavidia.

Previamente, el jugador estuvo en el Torus Gdansk, de Polonia, donde su pequeña hija —que ahora vive en la Argentina— adoptó a Coco.

El deportista, de 30 años, decidió dejar Hungría luego de que en ese país se declarara el estado de emergencia ante la amenaza que supone la guerra en Ucrania.

​LGP

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA