Tiziano Gravier, recuperado: “Ahora solo quiero entrenar para la competencia de esquí”

Pasaron 20 días de la brutal agresión que sufrió Tiziano (20), el hijo de Valeria Mazza (50) y Alejandro Gravier (60). El ataque en la puerta de un boliche de Rosario derivó en dos operaciones por fractura de mandíbula y una fisura en la boca. Su caso retrató la postal de violencia que se repite en…

tiziano-gravier,-recuperado:-“ahora-solo-quiero-entrenar-para-la-competencia-de-esqui”

Pasaron 20 días de la brutal agresión que sufrió Tiziano (20), el hijo de Valeria Mazza (50) y Alejandro Gravier (60). El ataque en la puerta de un boliche de Rosario derivó en dos operaciones por fractura de mandíbula y una fisura en la boca. Su caso retrató la postal de violencia que se repite en la sociedad e impulsó la investigación de un posible hecho de discriminación.

Tiziano es integrante del equipo argentino de esquí, fue abanderado de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Lausana 2020 donde obtuvo el mejor resultado individual para un atleta nacional y se consagró varias veces como campeón argentino y sudamericano. Estudia Negocios Digitales en la Universidad de San Andrés donde cuenta con un programa especial para deportistas de alto rendimiento.

En una entrevista con Clarín, el joven relata los detalles del episodio que sufrió, cómo es el proceso de recuperación que le queda por delante y qué piensa de los agresores. Pero además adelantó que el Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi) decidió intervenir con un programa para recuperar personas agresivas.

—Ahora que pasó la peor parte, ¿cómo ves los hechos a distancia?

—Los primeros diez días fueron los más difíciles anímicamente. Me frustró haber perdido la pretemporada, pero intenté pensar más en el día a día y en cómo me iba sintiendo para acelerar el proceso de recuperación lo máximo posible. Estuve angustiado y atravesé un ciclo de altos y bajos hasta que entendí mi nueva realidad. Me apoyé mucho en mi familia y amigos.

Tiziano Gravier se consagró varias veces como campeón argentino y sudamericano de esquí.

Hoy, estoy más contento. Ayer fui al médico y me dijeron que no tenía ninguna infección. Puedo hablar mejor porque me sacaron las gomas que me cerraban la boca. Empecé a ingerir comida triturada y de consistencia blanda pero, todavía no puedo masticar.

De a poco, estoy volviendo a la rutina y a mi vida cotidiana. El martes pasado me reincorporé en la facultad para rendir el final de administración financiera, el viernes retomé el entrenamiento con actividades de menor impacto y ayer disfruté en familia del primer evento público después de lo que me pasó.

—¿Cómo fue la secuencia que derivó en dos operaciones?

—Habíamos ido a pasar el fin de semana a Rosario por el cumpleaños de mi abuela. Llegamos el sábado a la tardecita, jugamos a la generala en familia y cenamos con mis tíos y primos. Después, salimos a pasarla bien en plan de primos con sus respectivas novias y novios. Fuimos a un boliche y a la salida, antes de volver a casa, con mi hermano pasamos por otro a buscar a unas amigas.

Tiziano Gravier, recién operado, junto a su madre Valeria Mazza. Foto Instagram.

Cruzamos la calle y de repente escucho que alguien a mi derecha me dice ‘Ey, Tincho’. Cuando lo miro, me como un golpe de imprevisto y el único instinto que tuve fue sacar a Benicio de ahí. Vi que intentaban atacarlo, pero recuperé el equilibrio y alcancé a empujar al agresor y salimos corriendo. En ese momento, no sentí tanto el dolor por la adrenalina, pero estaba escupiendo sangre y sabía que tenía la mandíbula rota.

—¿Qué sentiste al ver el video?

—Al principio, me daba impresión verlo, después lo vi una vez y muchas más. Me genera un poco de bronca e impotencia porque se ve clarísimo que vienen derecho, directo a buscarme. Lo que pasó fue un shock para todos. Ahora, pienso en recuperarme y poder entrenar a fondo para llegar a la competencia de esquí, que empieza el 5 de agosto (en Villa la Angostura), lo mejor posible. Voy a necesitar dos o tres semanas de entrenamiento previo y dependerá de mi evolución poder viajar al sur a mitad de julio.

 —¿Hubo un antes y un después?

Siempre te dicen que tengas cuidado, que no te muevas en lugares desconocidos. Ahora, estoy más atento a las noticias. Agradezco la rapidez con que trabajó la justicia y ojalá siempre resuelva de esta manera para que el mensaje sea claro: la violencia tiene consecuencias. No me interesa la condena a estos chicos, pero espero que se cierre el caso con un final, una consecuencia para que esto no le pase a nadie más.

No me parece mal que formen parte de este proyecto (del Inadi) para que, cuando salgan de prisión, no le vuelvan a pegar a otra persona. Espero que sirva para el futuro y no sucedan más este tipo de  situaciones.

(N. de R.: La causa está a la espera de una audiencia de apelación porque la defensa de Jesuán M. (26) y Franco Z. (27), acusados de lesiones dolosas graves, apeló la prisión preventiva.)

“No me parece mal que formen parte de este proyecto para que, cuando salgan de prisión, no le vuelvan a pegar a otra persona”, dice Tiziano.

—¿Tuviste miedo de afrontar la operación?

—En el momento del hecho no tuve tiempo de tener medio. Fue todo tan rápido que solo pensé en sacar a mi hermano de ahí. El miedo vino más tarde, cuando analicé la situación y entendí que dentro de todo lo malo pudo haber sido peor. Me sentí vulnerable.

Nunca me había operado ni había estado internado. Confié a ciegas en los médicos que hicieron la intervención quirúrgica de los dos miércoles. Cuando me desperté, con los efectos de la anestesia, me encontré con mi familia y amigos. No podía hablar y estaba desorientado, pero realmente se sintió el amor y cariño.

—¿Cómo sigue tu carrera deportiva?

—El viernes arranqué un entrenamiento físico progresivo, dos veces por día, para poder estar en la nieve lo antes posible. Tengo que recuperar los kilos que perdí. Estoy haciendo ejercicios sin impacto con una bici fija, algunas máquinas que tengo en casa y me ayuda un preparador físico por videollamada desde Bariloche.

Tiziano aspira a participar del Sudamericano de Esquí el 5 de agosto.

Quiero participar en la competencia del circuito sudamericano más importante de nuestro invierno. Mi próximo objetivo deportivo es el mundial y seguir escalando en el ranking.

“Veo que está saliendo de a poco y el hecho de que vuelva a estudiar y a entrenar es parte de esa recuperación. En agosto planeamos ir a ver alguna carrera de Chapelco y en septiembre, al final del campeonato sudamericano, visitar Ushuaia”, resume su papá, Alejando Gravier.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA