Murió hace 12 años y exhumarán su cuerpo por la pelea de una herencia millonaria

El cuerpo del comerciante Elías Chahla, quien hace 50 años fuera uno de los hombres más poderosos de Tucumán, será exhumado este martes 13 de septiembre por orden de la Justicia provincial tras una prolongada demanda de Ángel Eduardo Páez, quien asegura ser un hijo extramatrimonial del fallecido, que estuvo mucho tiempo frenada por parte…

El cuerpo del comerciante Elías Chahla, quien hace 50 años fuera uno de los hombres más poderosos de Tucumán, será exhumado este martes 13 de septiembre por orden de la Justicia provincial tras una prolongada demanda de Ángel Eduardo Páez, quien asegura ser un hijo extramatrimonial del fallecido, que estuvo mucho tiempo frenada por parte de las hijas biológicas del hombre.

Elías Chahla en los años 70 había prosperado en el negocio inmobiliario y era dueño de decenas de fincas y propiedades. Don Elías era un millonario famoso, con familia acomodada y respetable, pero también con una amante de 18 años a quien dejó embarazada, según asegura desde siempre aquel niño que hoy se acerca a los 63 años y que reclama ser reconocido como hijo de Chahla y, por ende, heredero de una fortuna que se calcula en más de 40 millones de dólares.

La causa por filiación, que actualmente lleva adelante el abogado Mariano Peralta, se inició originalmente hace 23 años y tuvo muchos tropiezos que llevaron a que dos veces fuera archivada. “Los abogados que me representaron entonces hicieron todo mal. Es que ir contra el poder no es fácil”, dice Páez, y se refiere a que la hija mayor de Chahla, Rossana, ex ministra de Salud de Tucumán y actualmente diputada nacional.

La ex funcionaria y su hermana se negaron de manera sistemática desde hace años a que se le tomen muestras de ADN para determinar si Páez es o no hermano de ellas.

Rossana Chahla fue ministra de Salud de Tucumán y actualmente es diputada nacional. Foto: Fernando de la Orden

Sin embargo, a partir de un examen de ADN que Páez se hizo con un primo y el cual dio positivo, la Justicia tucumana dispuso que se exhume el cuerpo del comerciante.

La medida se iba a concretar el mes pasado, pero fue postergada hasta el martes 13 de septiembre por un pedido del Laboratorio de Genética.

El pasado 23 de agosto, el demandante fue convocado a la sede del Laboratorio de Genética Forense del Cuerpo Médico Forense y Morgue Judicial de Tucumán, a los fines de la toma de muestras que exige la prueba de ADN, como paso previo a la exhumación del cadáver de Chahla, quien murió el 23 de octubre de 2010.

En 2014, Páez habpia conseguido que dos sobrinos de Elías Chahla, Roberto y Fernando, primos-hermanos de Rossana, se hicieran estudios de ADN en Buenos Aires para comparar su genética con la propia.

La orden para exhumar el cuerpo de Elías Chahla, del Ministerio Público Fiscal de Tucumán.

Si bien las conclusiones del informe señalaron que “el análisis permite concluir que pertenecen a la misma línea paterna“, la limitación probatoria radica en que el estudio se hizo de manera privada, y no en el marco de la causa que lleva adelante la justicia tucumana, el expediente 1032/15, que radica en el Juzgado Familia y Sucesiones de la 3° nominación, a cargo del juez Carlos Torino.

Sin embargo, desde 2017 es el juzgado el que cita a las hermanas Chahla (Rossana y María Emilia) para que aporten material genético con la idea de efectuar el examen de ADN, y ellas no se someten al estudio: piden postergaciones, alegan problemas de salud o simplemente pasan por secretaría a expresar su negativa.

La historia

El reclamo de filiación lo inició Páez en 1999, luego de una larga historia cargada de padecimientos, que incluyó burlas de sus compañeros de colegio en el pequeño pueblo tucumano de Leales, por usar el apellido materno, e incluso, que su madre se negara a decirle quién era su padre, y por qué lo había abandonado.

Hasta que un día, su madre, María Trinidad, con serios problemas de salud, decidió confesarle que “don Elías Chahla”, un próspero hombre de negocios, era su padre. Desde entonces, Páez inició el reclamo de filiación, y consecuentemente, como heredero de una fortuna que se calcula en 40 millones de dólares.

“Mi madre nunca habló mal de él. Guardó el silencio del mismo modo que soportó la condena social de la época por el hecho de ser madre soltera. Y yo no estoy en pie de guerra. Pero tengo tres hijos y quiero que se haga Justicia, que ellos sepan de dónde vienen. Espero que mis hermanas hagan lo correcto”, asegura Páez.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA