Partido Obrero Santa Cruz: Rechazamos la Criminalización de las luchas sociales que enfrentan al gobierno ajustador

En un extenso comunicado el Comité Río Gallegos del Partido Obrero se refirió a dos notas que el diario oficialista, La Opinión Austral, realizó durante la semana pasada criticando a dirigentes del PO. Según el comunicado, el medio ha realizado “falsas acusaciones y una amalgama confusa relacionada con el atentado a la vicepresidenta que carece…

partido-obrero-santa-cruz:-rechazamos-la-criminalizacion-de-las-luchas-sociales-que-enfrentan-al-gobierno-ajustador

En un extenso comunicado el Comité Río Gallegos del Partido Obrero se refirió a dos notas que el diario oficialista, La Opinión Austral, realizó durante la semana pasada criticando a dirigentes del PO. Según el comunicado, el medio ha realizado “falsas acusaciones y una amalgama confusa relacionada con el atentado a la vicepresidenta que carece de sustento por donde se la mire. La gravedad de la acusación nos obliga a solicitar este derecho a réplica para dejar en claro nuestra posición”.

El texto explica de que “las notas de referencia merecen una revisión en varios aspectos: El primero es la pretensión de asociar el repudiable atentado contra la vicepresidenta, que la izquierda fue de las primeras en condenar, con la lucha legítima de trabajadores que no habían cobrado el sueldo y se manifestaron espontáneamente frente a la casa de la gobernadora en abril de 2017. El contenido y las formas de ambos hechos son opuestos y no hay manera de sumarlos ni social ni políticamente”

Sobre el gobierno provincial y la causa armada contra dirigentes del PO, el comunicado expresa de que “la decisión del Poder político santacruceño de criminalizar a la izquierda y al sindicalismo combativo, es una medida reaccionaria que toma forma en la causa contra Juan Manuel Valentín (ex candidato a gobernador del PO y un excelente maestro por otra parte), Gabriela Ance (una joven y reconocida luchadora por los derechos de las mujeres), Claudio Wasquin (Docente de técnica y militante sindical) y Diego Barrionuevo (en ese entonces adjunto de la ADOSAC), contra los que no encontraron pruebas de las atrocidades que se pretendieron denunciar”.

“Desde la fiscalía de estado, el poder político intentó ante todas las instancias posibles en la justicia la acusación de “daño agravado, ataque masivo y atentado a la democracia” (casi un golpe de estado) que es la interpretación que también surge del propio capítulo que dedicó CFK a este episodio en su libro. Sin embargo, solamente han podido armar una causa menor referida a que algunos manifestantes habrían cometido “violación de domicilio”, y esto para mantener viva una acción legal, cuyo único propósito es político y consiste en la criminalización de la protesta social”.

“Se desinforma cuando se dice que la justicia imputó a Miguel Del Pla y Hugo Jerez en esa causa. No fue la jueza sino que fue el Poder político a través del Fiscal de Estado el que trató por todos los medios de implicar a Del Plá y Jerez, a quienes la justicia “amiga” no pudo encontrar ningún elemento para acusar”.

“Este solo hecho de que una justicia adicta al poder político como pocas, haya debido dejar de lado las pretensiones del fiscal Tanarro, demuestra que esas acusaciones carecieron siempre de sustento y prueba alguna. La hipótesis del “ataque masivo” se derrumbó como un castillo de naipes y no existe en la causa. Esa hipótesis solo se mantiene en una campaña de prensa cuyo contenido es en definitiva funcional a la derecha”. 

“El atentado contra CFK fue perpetrado por una banda reaccionaria y fascistoide, con vasos comunicantes con la derecha política. La protesta frente a la casa de la gobernadora en cambio fue espontánea y reflejó un reclamo social más que justo. No bastan las cámaras de TN, ni la publicación de un desconocido en Facebook para ensuciar el contenido popular y genuino de aquella movilización”.

“El segundo aspecto se refiere al contenido social del régimen kirchnerista en Santa Cruz, que ya lleva 30 años al servicio de políticas de ajuste y privatización de los recursos naturales. Es que la “era K” no comenzó en 2015 ni con la “grieta” con Macri y sus seguidores. Hay entre 1991 y 2007, 16 años de precarización laboral, pagos en negro, presentismos extorsivos, apoyo a las privatizaciones menemistas, salida de 1100 millones dólares de fondos provinciales del país, apoyo a los indultos menemistas, salarios decididos por decreto, introducción de la megaminería contaminante, entrega del petróleo a REPSOL, 2 reformas constitucionales para lograr la reelección indefinida y consolidar su poder con el sistema de diputados por pueblo, la ampliación del Tribunal Superior de Justicia copiando también a Menem, la modificación sistemática según las conveniencias de ocasión de la Ley de Lemas como sistema electoral y la continuidad de la intervención de la CSS”.

“No se trató de un “feudo” sino de una asociación moderna y capitalista, entre una camarilla política y los intereses concentrados de las corporaciones petroleras, mineras, financieras y comerciales. En la práctica Santa Cruz ha sido gobernada por los Kirchner con una concepción económica neoliberal”.

“En el camino no se privaron de reprimir por medio de la policía o por medio de las patotas adictas a cuanto movimiento constituyera un peligro político para su dominación. El dato es importante sobre todo para quienes descubrieron la lucha por los “derechos humanos” tardíamente en 2003 y habían boicoteado cualquier reclamo de justicia por los crímenes de la dictadura en Santa Cruz en las décadas anteriores”.

Hay párrafos referidos a la actual conformación del Frente de Todos a nivel nacional, y manifiesta de que “el “rejunte” electoral contra la derecha ensayado una vez más por el Frente de Todos en 2019 como estrategia “genial” de la Vicepresidenta ha fracasado por completo y se ha terminado adaptando a todas las políticas de esa derecha que prometía combatir”.

“Los planes de ajuste suelen chocar con las luchas populares y es allí donde la represión y también la criminalización de las protestas aparecen como armas de un sistema injusto para sostener esa injusticia en pie”.

Para concluir dicen que “la lucha contra la derecha solo se realiza colocándose del lado del pueblo trabajador, nunca criminalizando a los que luchan”.