Otro gigante cripto se declara en bancarrota tras el colapso de FTX

La compañía de criptomonedas informó que espera un proceso transparente que logre el mejor resultado para todos los clientes y otras partes Por iProfesional 28/11/2022 – 21,00hs La plataforma de préstamos criptográficos BlockFi confirmó este lunes que pidió la protección por bancarrota del Capítulo 11 en el Tribunal de Quiebras de Estados Unidos para el…

otro-gigante-cripto-se-declara-en-bancarrota-tras-el-colapso-de-ftx

La compañía de criptomonedas informó que espera un proceso transparente que logre el mejor resultado para todos los clientes y otras partes

Por iProfesional

28/11/2022 – 21,00hs

La plataforma de préstamos criptográficos BlockFi confirmó este lunes que pidió la protección por bancarrota del Capítulo 11 en el Tribunal de Quiebras de Estados Unidos para el Distrito de Nueva Jersey. Esto ocurrió tras el colapso de FTX.

En la presentación, indicó que tenía más de 100.000 acreedores, con pasivos y activos que oscilaban entre u$s1.000 y u$s10.000 millones.

La compañía enumeró un préstamo pendiente de u$s275 millones a FTX US, el brazo estadounidense del imperio ahora en bancarrota de Sam Bankman-Fried.

Al igual que FTX, BlockFi también tiene una subsidiaria en las Bahamas, la que se declaró allí en bancarrota en forma simultánea a la presentación que realizó en los Estados Unidos.

“BlockFi espera un proceso transparente que logre el mejor resultado para todos los clientes y otras partes interesadas”, dijo Mark Renzi de Berkeley Research Group en un comunicado de prensa. BRG actúa como asesor financiero de BlockFi.

La declaración de quiebra de BlockFi muestra que el cliente más grande de la compañía tiene un saldo de casi u$s28 millones.

La compañía de criptomonedas se declaró en bancarrota, con más de 100.000 acreedores

Tras el colapso de FTX: ¿es el fin de las criptomonedas?

La caída en desgracia ha sido dura y rápida. Hace menos de un mes, Sam Bankman-Fried estaba en la estratósfera. FTX, su bolsa de criptomonedas, entonces la tercera más grande, estaba valorada en u$s32.000 millones; su propia riqueza se estimaba en u$s16.000 millones.

Para los efusivos capitalistas de riesgo de Silicon Valley era el genio financiero que podía asombrar a los inversores mientras jugaba a los videojuegos, destinado, quizás, a convertirse en el primer trillonario del mundo. En Washington era la cara aceptable de las criptomonedas, comunicándose con los legisladores y financiando los esfuerzos para influir en su regulación.

Hoy no queda más que un millón de acreedores furiosos, docenas de criptoempresas tambaleantes y una proliferación de investigaciones reguladoras y penales. La implosión a gran velocidad de ftx ha supuesto un golpe catastrófico para una industria con un historial de fracasos y escándalos. Nunca antes las criptomonedas habían parecido tan criminales, derrochadoras e inútiles.

Cuanto más sale a la luz sobre la desaparición de FTX, más impactante resulta la historia. Los propios términos de servicio de la bolsa decían que no prestaría los activos de los clientes a su brazo comercial. Sin embargo, de los u$s14.000 millones de dichos activos, al parecer había prestado u$s8.000 millones a Alameda Research, una empresa comercial también propiedad del Sr. Bankman-Fried, señaló The Economist.

A su vez, aceptó como garantía sus propios tokens digitales, que había creado de la nada. Una corrida fatal en la bolsa expuso el enorme agujero en su balance. Para colmo, después de que ftx se declarara en quiebra en Estados Unidos, cientos de millones de dólares salieron misteriosamente de sus cuentas.

Cuanto más sale a la luz sobre la desaparición de FTX, más impactante resulta la historia

Grandes personalidades, préstamos incestuosos, colapsos de la noche a la mañana… son la materia de las manías financieras clásicas, desde la fiebre de los tulipanes en la Holanda del siglo XVII hasta la burbuja del Mar del Sur en la Gran Bretaña del siglo XVIII, pasando por las crisis bancarias de Estados Unidos a principios del siglo XX. En su punto álgido del año pasado, el valor de mercado de todas las criptodivisas se disparó hasta alcanzar la vertiginosa cifra de casi u$s3 billones, frente a los casi u$s800.000 millones de principios de 2021. Hoy ha vuelto a ser de u$s830.000 millones.