InicioDeportesCreevy, el hombre de los récords que no se ve en el...

Creevy, el hombre de los récords que no se ve en el próximo Mundial pero tampoco se baja de Los Pumas

Si a Agustín Creevy se lo viera con anteojos de realidad aumentada, de su figura saldrían etiquetas con sus récords: 108 partidos con Los Pumas, 51 como capitán, 22 juegos mundialistas y algunos otros. A los 38 años sabe que la de Francia fue su última Copa del Mundo, pero no se baja ni de la Selección ni de la competencia en clubes.

Lamenta no haber logrado la medalla, pero enseguida admite que “las cosas no son lo que uno se merece”. Se le quedó atragantado el segundo try de Inglaterra que llegó inmediatamente después festejar el de la Argentina y Santiago Carreras fue protagonista en ambos. “Queda un poco de bronca, tristeza, pero a la vez estoy muy orgulloso de la cuarta posición”, admite.

“Obviamente entiendo la expectativa de la gente, entiendo mucho, pero bueno, con los que teníamos arriba, sobre todo la final de mañana, haber llegado acá peleando no es para nada malo”, dice mientras a unos metros los jugadores ingleses salieron a la misma zona mixta con la medalla puesta y, la mayoría, con botellitas de cerveza. Eso, o salir sin taparrabos, parece una provocación, pero Creevy y sus compañeros son buenos perdedores, no hay reacciones.

Creevy está relajado. No hay muestras de esa bronca o tristeza que asume y se lo escucha sin frases hechas o que caen justas para la ocasión. En marzo cumplirá 39 y el domingo parte a Londres, dónde vive con su familia y no tendrá vacaciones: la semana próxima se incorporará a Sale Sharks de Manchester donde continuará su carrera. ¿Fue el último partido con Los Pumas, entonces?

Una postal de su último Mundial, el de Francia 2023. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial Una postal de su último Mundial, el de Francia 2023. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial “A ver, en el Mundial obviamente sí, porque tendría 43 años en el próximo Mundial de Australia. Y el cambio horario a mí mucho no me ayuda”, sale del paso, antes de entregar una respuesta más reflexiva.

“Yo firmé un contrato con Sale, que es un equipo de punta para seguir. Mi familia se queda en Londres, viajo a Manchester para el club. Duro, pero lo hago por amor, por el rugby y porque todavía me sigo sintiendo bien. Si vemos que a medida que pasa el año estoy ‘coso’ sí, bueno, me retiro pero por ahora sigo”, explicó.

Pero la profundidad de la respuesta no incluye a Los Pumas, más allá del chiste del huso horario australiano y los 43 años que tendrá entonces. Por ahora se siente bien y por lo que dice, al menos él no será quien se saque de la Selección.

“Sobre todo si en Manchester juego, ¿por qué no pelear? no veo la posibilidad de, aunque sea, pelear un puesto. Después es decisión de los entrenadores si ponerme o no y voy a estar totalmente de acuerdo en lo que hagan, pero quiero por lo menos este año terminar bien. Si no tuviese contrato y ya me retiro, por supuesto, digo que fue mi último partido con Los Pumas, pero no tiene mucha lógica retirarme”, detalló.

Tal vez por su experiencia y caracter, Creevy es quien mejor lleva las conferencias de prensa. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial Tal vez por su experiencia y caracter, Creevy es quien mejor lleva las conferencias de prensa. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial La historia de Creevy y Los Pumas tuvo un impasse de dos años luego del Mundial 2019. Fuera de sintonía con quien era el entrenador de entonces, Mario Ledesma, quien primero le retiró la capitanía y más tarde lo dejó de convocar, el hooker estuvo dos años sin ponerse la camiseta de la Argentina.

“Fue duro, fue duro. Pude firmar en London Irish y mientras que no me llamaban, para mi era como que me iba alimentando más. Cada vez estaba jugando mejor y eso fue también un poco lo que me impulsó a seguir queriendo, porque a mí en ese momento lo único que me iba a poner en la Selección era el juego. Después, lo demás no, y eso lo tenía bien en claro. Tenía que jugar bien y ganarme el puesto. Y eso fue lo que hice. Concentrarme y jugar bien. Después llega Cheika y ve los años que venía teniendo y me volvió a convocar”, dice como un caballero inglés.

Desde la primera vez, son 18 años en Los Pumas con muchos récords a cuestas, pero también algunas cuentas pendientes. Algunas por momentos históricos que se perdió por no estar, otras porque son circunstancias inéditas para la Selección. “Y bueno, salir campeón del Mundo, o segundo, tercero… y después ganarle a los All Blacks”, enumera.

Creevy no jugó el Mundial de 2007 cuando Los Pumas se colgaron la medalla de bronce del tercer puesto, de ahí el pendiente. En la primera victoria ante Nueva Zelanda, el hooker ya no era tenido en cuenta por Ledesma y en la segunda, no había sido convocado para esa fecha por Cheika.

Su primer try en un Mundial, ante Chile en Nantes.  Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial Su primer try en un Mundial, ante Chile en Nantes. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial Sí sabe lo que es terminar entre los cuatro mejores del Mundo. En 2015, Los Pumas también terminaron cuartos y él era el capitán. En dos de los últimos tres Mundiales, la Selección alcanzó esa ubicación.

Me hubiese gustado ganar una, pero bueno, son cosas de la vida y creo que me llevo algo mucho más fuerte que es este grupo. Más allá de todo, siempre fue increíble conmigo y entre nosotros y con todos, así que la verdad que sí, que lo disfruté mucho el Mundial, lo disfruté demasiado”, festejó.

Creevy no piensa en el retiro, no se baja de la Selección aunque sepa que no llegue a Australia 2027, pero deja una pista de dónde quiere que se baje el telón del último baile. “Me encantaría, obviamente, retirarme en Argentina, con mi gente. Es un sueño para mí. Si me das a elegir, a mí me gustaría retirarme así”, dijo y en La Plata, en San Luis, esperan que llegue ese momento.

Más noticias
Noticias Relacionadas