InicioSociedadCórdoba Open: un futuro en puntos suspensivos, en medio de los cambios...

Córdoba Open: un futuro en puntos suspensivos, en medio de los cambios que impulsa la ATP para 2025

Transcurren semanas de rumores y negociaciones. El circuito ATP todavía no definió su calendario 2025, y se prevé que habrá cambios importantes. Por un lado, está la decisión de otorgarle más peso a los Masters 1000, para que todos, o casi todos, tengan dos semanas de extensión, como sucedió durante muchos años con Indian Wells y Miami; este año también Madrid, Roma y Shanghai contarán con dos semanas de competencia. Habrá que esperar para ver qué sucede con Canadá –que alterna cada temporada entre Toronto y Montreal-, Cincinnati, París y Montecarlo, el único que no es de presencia obligatoria para los jugadores.

Existe, además, la intención de sumar un nuevo Masters 1000. ¿La sede? Muy probablemente, Arabia Saudita, que tomó la decisión y tiene la capacidad económica de avanzar con paso firme en el mundo de las raquetas. En octubre del año pasado, Angelo Binaghi, presidente de la federación italiana de tenis, reveló en una nota con el Corriere della Sera: “No se puede temer que Arabia Saudita cree un circuito paralelo, como sucedió en el golf. Y espero que el Masters 1000 que la ATP le regalará a Arabia en enero de 2025, quizás combinado con la WTA, sea suficiente para satisfacer sus ganas de tenis. La temporada empezará a partir de ahí. Es una revolución, por supuesto”. Para evitar la aparición de un circuito paralelo, como sucedió con el LIV del golf, el tenis prefiere abrir las puertas a los petrodólares. ¿Cuándo tendrá lugar ese torneo dentro de lo que ya es un calendario apretadísimo? La primera posibilidad es que se juegue antes del Australian Open. Eso deja en zona de riesgo a los primeros torneos de la gira de enero, entre ellos Brisbane, Hong Kong, Adelaida, Auckland y hasta la United Cup, con sede en Perth y Sydney.

Luciano Darderi, en primer plano; detrás, la imagen de la provincia de Córdoba, que apoya la realización del certamenNICO AGUILERA

Arabia Saudita quiere desembarcar a lo grande. Si pudiera, organizaría un Grand Slam, aunque no tiene la tradición y la historia requeridas para realizar una prueba de este nivel. Tal como ya lo hizo en otros deportes, el reino saudita despliega sus tentáculos. Organizó exhibiciones, como la que jugaron Alcaraz y Djokovic el 27 de diciembre pasado en Riad; se adueñó de las Next Gen Finals, el torneo que reúne a los ocho mejores Sub 21 del año, que se disputó hace dos meses en Yedá; incorporó a Rafael Nadal como embajador de la federación de tenis de ese país, lo que le trajo no pocas recriminaciones al exnúmero 1 del mundo. También apunta a tomar el WTA Finals, lo que disparó las quejas de dos leyendas como Martina Navratilova y Chris Evert, activistas que no ven nada bien llevar el Masters a un país en el que las mujeres tienen muchos menos derechos que los hombres. Y hace unos días anunció la realización del “6 Kings Slam”, un torneo que incluirá la participación de Djokovic, Nadal, Alcaraz, Jannik Sinner, Daniil Medvedev y Holger Rune, con premios multimillonarios. Esta exhibición se jugará en octubre, después del Masters 1000 de Shanghai.

Todo esto genera un efecto dominó. Porque, para el ingreso de más torneos grandes, otros deben dejar su lugar. Aquí es donde se estudia la situación de varios certámenes. Entre ellos, el de Córdoba. Un poco por su posición en el calendario, luego por la idea de la ATP de reducir la cantidad de torneos 250 y “fusionarlos” con otros para generar más torneos 500. Es lo que se anunció el 8 de noviembre pasado, cuando la ATP anunció el upgrade (crecimiento de categoría) de Dallas, Doha y Munich, que crecerán de 250 a 500 desde 2025, y la eliminación de los torneos de Atlanta, Lyon y Newport. Buenos Aires, como es sabido, se quedó en la puerta de ese upgrade. Según se supo, el certamen que se juega en el Polo Kempes recibió observaciones de parte del ente que regula el circuito masculino. En concreto, las críticas recayeron sobre el estado de la cancha principal.

Mariano Ink (director del Córdoba Open), Marcelo Denti (director de planeamiento comercial de Torneos, empresa organizadora del torneo) y Jorge Salkeld (senior vice presidente de Octagon)Córdoba Open

Mariano Ink, director de la prueba cordobesa, le dijo a LA NACION: “No llegó ninguna oferta por el torneo. Cero, ninguna noticia. Octagon es el dueño de la fecha y nosotros tenemos un contrato por diez años para realizar el torneo. Sí estamos al tanto de que la ATP está haciendo cambios fuertes en el calendario a partir de 2025, pero es algo que nos excede a nosotros. Hay muchas cosas que están pasando, con los Masters 1000, los 500, y no sabemos lo que puede suceder en 2025. Hoy, estamos. Los rumores existen, los conocemos, pero todavía no hay nada”.

-¿Cómo está el torneo?

-Nosotros hicimos una apuesta fuerte. Hicimos todas las canchas nuevas, obras de infraestructura en el vestuario, con el impulso del gobierno de Córdoba y una continuidad que viene desde la gestión de Juan Schiaretti, mejorando cosas que faltaban, también se hizo el patio comercial a nuevo. La ciudad de Córdoba nos ayudó un montón, la intendencia también. Desde nuestro lugar la idea es seguir apostando, y hacer el torneo cada vez mejor.

Una vista nocturna del Córdoba Open Córdoba Open/@tiago_nandez

-La ATP hizo críticas sobre las canchas.

-Las canchas dan mucho trabajo todos los años. Son permanentes, pero la central se usa menos. Y el uso que se le da durante los doce días del torneo, desde que los jugadores vienen hasta que se van, no se puede reproducir con nada. Esa movilidad de los jugadores sobre la cancha no se puede igualar con nada, salvo con mucha competencia. Después de cinco años nos pusimos de acuerdo con la ATP para hacer obras. Hubo un paro de transportes que nos retrasó un poco, pero los jugadores están contentos.

-¿En Córdoba tienen claro que el torneo podría llegar a discontinuarse?

-Es que no se puede estar al tanto de algo que no nos comunicaron, ni que puede pasar o no. El rumor es fuerte, pero es un rumor. Ojalá no pase.

Diego Schwartzman, con pasado como finalista del Córdoba Open, pasó este año por el torneo y se despidió en la primera rondaPrensa Córdoba Open

Hace unos días, Diego Schwartzman le contó a LA NACION: “A la ATP le importa muy poco, o no le presta atención a la gira sudamericana, a la gira en polvo de ladrillo. La ATP no le da muchas facilidades a la hora de que Buenos Aires intente ser un torneo 500, mejorar los torneos. Es como que estamos olvidados del mundo en ese sentido”. Desde Octagon eligieron el silencio sobre la situación del torneo, lo mismo que Agustín Calleri, presidente de la Agencia Córdoba Deportes y de la Asociación Argentina de Tenis (AAT). Por el momento, el futuro de uno de los dos torneos ATP que tiene nuestro país, después de seis años de trayectoria, continúa envuelto en dudas.

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas