InicioDeportesPreolímpico Sub 23: A todo o nada frente a Brasil

Preolímpico Sub 23: A todo o nada frente a Brasil

Argentina y Brasil se enfrentarán este domingo desde las 17:30 en el Estadio Brígido Iriarte de Caracas, en un partido clave para la clasificación a los Juegos Olímpicos de París 2024. La Selección Nacional viene de empatar con Paraguay 3-3. La Verdeamarela, por su parte, superó a Venezuela por 2-1. De esta manera, el elenco comandado por Javier Mascherano no tiene margen de error y está obligado a ganar en la última fecha para clasificar a los JJOO y coronarse campeón del Preolímpico de Venezuela. Por su parte, al seleccionado de Ramón Menezes le alcanzará con un empate, si Venezuela no supera a Paraguay en el segundo turno, para sacar pasaje rumbo a Francia.

De cara al encuentro decisivo, el equipo de Mascherano podrá contar con Valentín Barco, que fue expulsado con roja directa durante el empate 2-2 frente a la Vinotinto y cumplió la fecha de sanción contra Paraguay. También recuperará a Gonzalo Luján que superó la suspensión en el último partido pero se ausentará Federico Redondo por acumulación de amarillas.

En el Scratch, el técnico Menezes tendrá a todos sus jugadores a disposición, ya que no cuenta con lesionados ni suspendidos y además, tiene como figura a Endrick, el delantero de 17 años del Palmeiras que compró el Real Madrid, y se transformó, junto a Vitor Roque, en una de las máximas esperanzas del fútbol de su país.

El historial entre Argentina y Brasil marca que se enfrentaron una sola vez por la última fecha de un Preolímpico Sub 23. Dicho encuentro dejó a la Albiceleste como subcampeón del torneo pero clasificado a Atlanta 1996. En febrero de ese año, por única vez, la competencia se disputó en nuestro país, con sedes en Mar del Plata y Tandil. El seleccionado nacional orientado por Daniel Alberto Pasarella estuvo muy cerca del título y lo perdió en 60 segundos ante la Canarinha.

Tras los cuatro años de Alfio Basile en la Mayor, el “me cortaron las piernas” de Diego Armando Maradona y haber quedado afuera del Mundial de Estados Unidos 94, Passarella asumió como entrenador de la Selección Argentina junto a Alejandro Sabella y Américo Rubén Gallego como ayudantes de campo. En paralelo, José Pekerman se hizo cargo de las selecciones juveniles, Sub 20 y Sub 17. Por lo tanto, el Sub 23 también quedó en manos del Kaiser, que tuvo su primera prueba en los Panamericanos 95 que se desarrollaron en Mar del Plata, donde consiguió la medalla de oro, tras vencer a México por 5 a 4 en la tanda de penales.

Los entrenamientos con vistas al comienzo del Preolímpico Sudamericano 96 arrancaron el 8 de enero en el predio de la AFA en Ezeiza. Fueron citados 30 jugadores, de los cuales diez quedaron afuera de la lista definitiva. Los 20 elegidos por Passarella fueron: Pablo Cavallero (Vélez), Pablo Rotchen (Independiente), Juan Pablo Sorín (Juventus de Italia), Gustavo Lombardi (River), Matías Almeyda (River), Pablo Paz (Banfield), Marcelo Delgado (Racing), Christian Bassedas (Vélez), Claudio López (Racing), Ariel Ortega (River), Hugo Morales (Lanús), Carlos Bossio (Estudiantes), Horacio Ameli (Colón), Federico Domínguez (Vélez), Carlos Galván (Racing), Cristian González (Boca), Héctor Pineda (Huracán), Juan Sebastián Verón (Estudiantes), Marcelo Gallardo (River) y Hernán Crespo (River).

La fase de grupos para el elenco argentino fue un trámite fácil y sencillo. Debutó con goleada por 6-0 ante Ecuador. Luego, superó 2-1 a Chile, 3-0 a Venezuela y 4-0 a Colombia. De esta manera, clasificó primero al cuadrangular. En dicha fase, le ganó 2-0 a Uruguay y logró el mismo resultado contra la Vinotinto.

Brasil, por su parte, también había ganado los dos primeros encuentros de las instancias finales. Goleó 5-0 a Venezuela y 3-1 al seleccionado charrúa. Además, tenía mejor diferencia de gol de cara a la última fecha. Por este motivo, la Albiceleste necesitaba ganar para quedarse con el torneo, aunque ya estaba clasificado a los Juegos Olímpicos previo a cerrar el torneo.

El partido decisivo se llevó a cabo el 6 de marzo de 1996 en el José María Minella. Los once titulares fueron Cavallero; Lombardi, Rotchen, Paz, Sorín; Bassedas, Almeyda, Morales, Ortega; Delgado y López. En el equipo brasileño, entre otros, jugaron Dida, Roberto Carlos, Flavio Conceicao y Juninho.

El local comenzó ganando por intermedio del Piojo López y estiró la diferencia a través del Chelo Delgado. Pero en 60 segundos el Scratch empató con goles de Beto y Savio y se quedó con el título. Sin embargo, Argentina clasificó a Atlanta 96, donde obtuvo la medalla de plata, tras perder la final con Nigeria 3-2, en un juego en el que ganaba 2-1 y lo terminó perdiendo en el último minuto.

Cuatro años más tarde, la selección sub 23 no pudo clasificar a los Juegos Olímpicos de Sydney, porque terminó en el tercer lugar del Preolímpico que se desarrolló en Brasil. El torneo Sudamericano se llevó a cabo en las ciudades de Londrina y Cascavel. En enero de 2000, con la mayoría de los campeones juveniles consolidados en Primera División, el entrenador Pekerman armó “el Dream Team” con Juan Román Riquelme y Pablo Aimar como máximas figuras.

El plantel argentino estuvo integrado por Albano Bizzarri (Real Madrid de España), Leandro Cufré (Gimnasia), Diego Placente (River), Pablo Ricchetti (Colón), Diego Markic (Bari de Italia), Gabriel Milito (Independiente), Javier Saviola (River), Riquelme (Boca), Bernardo Romeo (San Lorenzo), Aimar (River), Leonardo Biagini (Mallorca de España), Cristian Muñoz (Boca), Fernando Crosa (Newell’s), Lucas Alessandria (Lanús), Esteban Cambiasso (Independiente), Aldo Duscher (Sporting Lisboa de Portugal), Lionel Scaloni (La Coruña de España), Mariano Messera (Gimnasia), Diego Quintana (Newell’s) y Guillermo Pereyra (River).

Durante la fase de grupos, el seleccionado argentino terminó segundo detrás de Uruguay. Debutó con triunfo frente a Paraguay 3-1. Luego, empató 1-1 con Perú, derrotó a Bolivia 2-0 y perdió con el elenco charrúa 2-1, aunque se clasificó al cuadrangular. Además, clasificaron Brasil y Chile.

El cuadrangular se disputó en Londrina. El “Dream Team” arrancó perdiendo con Brasil 4-2 con una actuación brillante de Ronaldinho que marcó un hat-trick. Después, superó a Uruguay 3-0 con un tanto Scaloni. De cara al partido definitorio, el equipo de Pekerman llegó con chances a la última fecha para enfrentar a Chile, pero necesitaba ganar sí o sí, misma situación que atraviesa hoy en Venezuela.

El 6 de febrero de 2000 se enfrentaron la Albiceleste y La Roja. El seleccionado Nacional alineó con Muñoz; Richetti, Cufré, Milito, Placente; Scaloni, Markic, Cambiasso; Aimar; Messera y Romeo. En el banco quedaron Riquelme y Saviola, entre otros. Faltando cuatro minutos para el final, Reinaldo Navia marcó el único tanto, y selló la clasificación para el conjunto trasandino y la eliminación argentina.

Una vez que todo terminó, el propio Pekerman no pudo contener su decepción. «Este es el día más triste en mi carrera como entrenador. Me siento el responsable de esta mala experiencia”, aseguró el entrenador en diálogo con la prensa en el Estadio do Café.

Asimismo, agregó: “A Román le pedimos el mayor esfuerzo para jugar contra Brasil, y así y todo no lo vi bien. Ante Chile no jugó porque no estaba bien, y si no estaba bien no valía la pena hacerlo jugar”, declaró sobre la ausencia de Riquelme en el once inicial.

En su casa, Brasil se coronó campeón del Preolímpico y clasificó a Sídney 2000. Tal vez como nunca en la historia de estos torneos clasificatorios, la selección argentina contó con un grupo de futbolistas que tenía todo para triunfar y ya conocían el significado de ganar porque eran figuras en sus clubes y tenían una relación cercana con el DT.

Finalmente, la fórmula no funcionó y el “Dream Team” de Riquelme, Aimar, Cambiasso y Saviola fracasó en su intento de llegar a los Juegos Olímpicos. Cuatro años más tarde, tuvo revancha con Marcelo Bielsa como entrenador del Sub 23, equipo que se coronó campeón del Preolímpico en Chile y obtuvo la medalla de oro en Atenas, tras vencer a Paraguay por la mínima diferencia. En el 2020, el elenco nacional comandado por Fernando “Bocha” Batista ganó el Preolímpico en Colombia, y un año después participó en Tokio 21, pero quedó eliminado tras no pasar los cuartos de final.

Distinta es la historia para Mascherano. El entrenador santafesino fue parte de ese plantel que consiguió el oro en Atenas 04 como también en Beijing 08. Además, es el único futbolista argentino bicampeón olímpico y el segundo deportista de este país con esa condición. Sin embargo, como “jefecito” del seleccionado sub 23 no le encuentra la vuelta al equipo y es resistido por los hinchas argentinos, pero tendrá una oportunidad más para llevar a la Argentina a lo más alto a nivel mundial. Este domingo, el seleccionado nacional está obligado a superar a su par brasileño para que la historia no vuelva a repetirse, como hace 24 años.

Más noticias
Noticias Relacionadas