InicioSociedadMariano Cúneo Libarona denunció que había personas que vivían en el Ministerio...

Mariano Cúneo Libarona denunció que había personas que vivían en el Ministerio de Justicia: Comían milanesas y miraban la tele en ojotas

El ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, reveló algunos detalles de lo que encontró la nueva administración cuando llegó al edificio del Ministerio de Justicia, ubicado en la calle Sarmiento 329 de la ciudad de Buenos Aires. El abogado contó que durante una inspección de algunas de las dependencias hallaron personas que vivían allí, se bañaban, cocinaban milanesas y miraban la televisión.

Consultado sobre el recorte de personal en distintas áreas del Gobierno, Cúneo Libarona detalló que tras su arribo a la cartera de Justicia descubrió que entre un 15 y 20% de los empleados eran prescindibles. “Unos días antes del cambio de Gobierno, me contaron que aparecieron unos escritorios y gente que no conocía nadie”, dijo y agregó: “Tengo un Ministerio heredado de 7000 empleados donde 2500 o 3000, sobran”.

“Entre contratados y asesores hay mucha cantidad. Nombrados en el último tiempo también. Era todo un aparato organizado de poder para nombrar personas afines que capten votos que genera un gran daño social”, consideró el funcionario del gabinete presidencial en diálogo con TN.

En ese sentido, se le preguntó sobre los rumores acerca de una “cueva” de venta de dólares ilegales dentro del edificio de Justicia. “Lo tengo filmado, no sabés lo que era ese depósito. Lo vamos a ver en Tribunales”, aseguró Libarona, pero advirtió que no podía dar más detalles dado que el tema está bajo investigación. Sin embargo, sí reveló otros movimientos en las cocheras y dependencias en el subsuelo.

El ministro de Justicia, Mariano Cúneo LibaronaMarcos Brindicci – LA NACIÓN

Había un señor en musculosa, en ojotas, haciendo unas milanesas y mirando televisión”, sostuvo y siguió: “En las cocheras, una vez bajó un secretario, tarde en la noche y vio a dos señores. Los siguió y se dio cuenta que vivían allí”.

En otra dependencia pasaron dos señores y señoras con toallas, duchados. Un funcionario los siguió y encontró bolsas de ropa y colchones. Le dijeron que era ‘transitorio’… pero, ¿me vas a decir que no estás instalado ahí con esos objetos?”, especuló.

Ironizó que con eso “se puede escribir un libro”, por lo bizarro de los hallazgos. “El libro blanco lo llamo yo, de lo que encontramos. Va a ser bestseller. Trabajamos para tratar de tener un organismo prolijo y ordenado”, indicó.

Por otro lado, fue consultado sobre su opinión respecto al discurso de Javier Milei en el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso del viernes 1° de marzo y el cierre de la agencia Télam. En referencia al primer punto, lo comparó con los históricos discursos de Winston Churchill y John F. Kennedy. “Incluso fue mejor”, dijo. “Dio un ejemplo de sensatez y coherencia. Quedé alucinado, contentísimo. Te crea motivación. Estamos trabajando a destajo”, describió.

Y sobre el cierre de Télam, explicó: “Nadie puede discutir las funciones del periodismo y la libertad de expresión, de la misma manera que es indiscutible que Télam se desnaturalizó y se llenó de gente que no cumplía funciones o que las hacía mal y generaba perjuicios para la sociedad en cuanto al pago de sueldos, emisión, endeudamiento”.

“Organismos como Télam y otros generaban solo discreción política con trabajo para amigos en busca de votos: si iban a trabajar mejor y sino no importa. La decisión del Presidente es tremenda”, enfatizó.

LA NACION

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas